Experimentos · Rafael Iglesia

igle01-materialidad_pagina_08

 

Tratar de pensar de otra manera. Tan simple y tan difícil. Por ejemplo me cuesta creer que los cambios climáticos, los problemas con el agujero de ozono, y tantos otros que estamos padeciendo,  sean productos ocasionados por la contaminación que provoca el hombre con su hacer. Me suena ridículo lo de los desodorantes contaminando, como si su uso sea tan generalizado. La mayor parte de la población le cuesta conseguir el sustento, no esta para pensar en destilar un buen aroma. De ser así,  tendremos que pensar que el infinito no existe, o que cabe en una cáscara de nuez, que el desodorante lo puede invadir y sitiarlo. Me parece que esto no es más que una forma de manifestar la soberbia del hombre. Es como pensar que los indios hacia llover cuando bailaban alrededor del fuego. Algo en que evidentemente creían. Al igual que nosotros que durante mucho tiempo pensamos que la tierra era plana, y ahora dicen que  es redonda, y otros que Internet la aplano. Creemos lo que la ciencia de cada época puede explicar, nada más.

 

Buscar otra forma de pensar que nos lleve a otro tipo de soluciones que no dependan de la forma, la arquitectura formal es producto del pensamiento racional. Interpretar y formalizar es lo que hacemos. Lo que hay que buscar es  otra forma de pensar. Quizás con los pesos como trato de hacerlo yo invirtiendo el problema del peso y transformarlo en solución. Quizás un poco tarde,  hoy que lo material, es decir lo que tiene peso esta desvalorizado, ante el avance de lo virtual. Pero para escaparse  de la normalidad, es decir de las normas, las reglas impuestas,  cualquier recurso es valido.

 

 

Cuando le ponemos nombre a las cosas, le tiramos encima toda una tradición que no solo las  limita, nos da el punto de vista  y no nos deja salir de los límites de la disciplina. A partir de allí el saber ilumina el objeto, pero nos deja un cono de sombra que nuca veremos. Ese es el lugar donde hay que trabajar, en el desconocimiento, es decir lo que no se sabe. Esto es muy diferente a la ignorancia, que  es el desconocimiento de lo que se sabe. Las convenciones arquitectónicas deben ser superadas por las mismas obras

 

En la experimentación hay que tratar de buscar riesgos para que esto no se transforme en una religión, hay que animarse a caminar fuera de la red conceptual. 

Diseñar con conceptos, y no con ideas, los conceptos son direcciones, generalidades, las ideas construyen los conceptos, los conceptos son la estrategia, las ideas son las tácticas. Benedetti en tácticas y estrategias e se los va a explicar mejor que yo. Por otro lado en funes el memorioso, JLB nos dice que Funes lo sabia todo, pero mucho me temo que no sabia pensar es  olvidara particularidades  generalizar, abstraerse. En el abarrotado mundo de Funes, solo había detalles inmediatos, particularidades.

En la obra no deben intervenir demasiado las opiniones, estas son intrascendentes, y varían con el tiempo, dependen de nuestro humor y el resultado debería estar por encima de ello.

 

Las ideas no proceden de un orden lógico, pueden ser impensadas. Como la manzana de newton.

No es posible salvar pocas ideas o ausencia de conceptos con buenas materializaciones. Para esto no hay mas que mirar a nuestro alrededor, los ejemplos abunda.

 

No se debe imaginar la obra, como tampoco puede percibirse hasta que esta terminado. Uno debe ser el primer sorprendido
La percepción es subjetiva. A pesar de de la cosificación humana seguimos siendo sujetos, con poca objetividad. Por suerte.

El concepto de una obra debe involucrar la materia de la que está hecha la obra o el proceso durante el que se realiza. Los objetos que más me interesan son los que son producto de su propia construcción. Se puede utilizar el mismo concepto y cambiar de material. Los objetos no tienen lógica, uno es el que les da sentido.

 

Una vez que se establece una legalidad en la mente del hacedor, todas las decisiones están tomadas, para opinar ya es tarde. Allí se ingresa a un proceso que se lleva a cabo a ciegas. No hay que manejar nada ni domesticar, lo que si hay que hacer es identificar. Hay muchos efectos secundarios que el hacedor no puede imaginar. El proceso es mecánico y no debería interferirse en él. Debería seguir su curso. De los elementos involucrados en una obra los más importantes son los más obvios.

 

En la experimentación, se puede perder o arruinar una buena idea, no es fácil, pero con talento y tesón se consigue.

 igle01-materialidad_pagina_08-copia

para ver y leer mas…los últimos ejemplares de skfandra 05 en librerías la central, caixa forum, y naos de madrid

tambien, pedidos a info@skfandra.com

Un comentario en “Experimentos · Rafael Iglesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s