the end of the world as we know it

Hace ya unos años Francis Fuyukama vaticinó el fin de la Historia, a partir de la inminente reformulación de los sistemas políticos y sociales, y reestructuración de los mapas territoriales, mapas económicos territoriales que definen las nuevas fornteras.

Es interesante, para los cientificos, el concepto de forntera es flexible, cada fin de investigación concluye en un descubrimiento que plantea nuevas fronteras para el desarrollo tecnológico y cientifico

Quizas por eso, el progreso cientifico sea mas rápido que el progreso social, hay flexibilidad en la adopción de nuevos modelos, hay curiosidad por probarlos, y ciertamente quizas hay menos miedo al error.

Es bonito el simil entre la palabra error y la palabra errar, la ambivalencia del errar, que por un lado significa deambular y por otro equivocarse.

Ciertamente no es el fin de la historia, como no ha sido la muerte de Dios, ni del Arte ni de nada, la formulación destas aseveraciones rotundas y radicales encierran siempre un grado de peligrosa certeza que las hace insostenibles en el tiempo y les aseguran una rápida caducidad.

Estamos en los limites de la historia, si, lo que significa la aparición de una frontera, una forntera en el mas puro sentido de límite, de delimitación, y tambien de invitación, la invitación que encierra cada frontera cuando uno se encuentra en ella, es pasar al otro lado.

PAsar al otro lado en la forntera de la historia, en el límite de la historia, significa comenzar a escribir el capitulo siguiente a partir de los parametros que este límite nos brinda.

¿donde entonces debemos poner los ojos?, ¿donde se encuentra el origen de esta incertidumbre, en la historia conocida, o en el territorio por descurbir?

El paradigma social ha cambiado, debemos entender el pasado reciente como historia, el origen se encuentra en la televisión, es decir, el final de la historia, o el límite de la historia no es una crisis temporal acotada a 15 años, lleva escribiendose 50 años. Internet, acelera la velocidad pero el cambio de paradigma ya estaba sembrado, es una consecuencia no un origen.

Ningún pensamiento social, ni político, ni ningún planteamiento ecónomico será sostenible, mientras sigamos defininiendo el mundo en terminos obsoletos de socialismo /capitalismo, izquierda-derecha y esta sucesiva oposiciónde pares en una estructura de pensamiento clásica que claramente no es operativa.

Todos los pares no se oponen, se fortalecen en su formulación.

La historia necesita para escribirse, un mejor manejo del vocabulario, una correcta utilización del lenguaje, para reformularse de cara a esta nueva historia que ya se está escribiendo sin pensarla.

(he dicho señor@s)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s