por la razon o la fuerza

Koolhaas-SCALE-low
Mas cultura PpOpP!
Koolhaas es sin duda el Rey del PpOpP!
En una ciudad los edificios interactúan y es extraña su relación con sus edificios singulares, la construcción de significantes, y de imágenes identificadoras que operan por adición. En momentos de exaltación económica las sociedades tienden a demandar la construcción de símbolos, cualquier símbolo. Cuando esto ocurre, e icono es per-sé, la forma particular que lo constituye da lo mismo, y un edificio puede ser cualquier cosa, su condición es prioritariamente objetual.
Los arquitectos sin duda nos movemos, o reaccionamos mas lentamente que el desarrollo de los acontecimientos.
Hoy, aquí, Madrid, España, 11 de noviembre de 2009, versus el optimismo tecnológico que hace posible hasta las mas fantásticas anticipaciones de Leonidov, la situación económica, de posibles escenarios económicos no resueltos, produce una extraña contradicción entre el optimismo necesario y la realidad, tal como es.
Una de las cuestiones mas complejas de este momento, al menos para mi, individuo, arquitecto, parte de una sociedad, eslabón en un mercado, es determinar la realidad del escenario con su crudeza y a partir de ahí, encontrar la pregunta correcta que dirija en alguna dirección. Uno de los problemas mas claros para mi, hoy en este escenario complejo, es la imprecisión de los diagnósticos y la ambigüedad en la toma de decisiones.
Está claro que la arquitectura, y los arquitectos, yo, no podemos seguir siendo espectadores pasivos de la actividad económica de la cual operamos como beneficiarios, mal acostumbrados a una superprosperidad que parecía inagotable de repente nos encontramos en un escenario que requiere un cambio en nuestra propia capacidad de acción. Somos claramente pieza imprescindible de una actividad que innegablemente es motor económico, mas que discutir desde el aspecto formal, estrictamente físico del urbanismo, y la edificación, supongo que llega el momento de comprender la ciudad completa como una gran industria, sobre la que operar para mantener su productividad. ¿Cómo?
En momento de carestía, el símbolo se antoja frivolidad, e incluso absurdo, muchas de las obras del plan E, constituyeron un despilfarro y una estupidez, ¿Dónde estábamos nosotros, los arquitectos, cuando se abrían hoyos para volverlos a tapar?, donde estaban nuestros discursos, y mas allá del discurso, las proposiciones…otra oportunidad desperdiciada…la lentitud habitual obliga a un mea culpa.

Anuncios

2 comentarios en “por la razon o la fuerza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s