pop modernidad

Riiko, Zadie, Benito + Pedro + yo, quedamos en la librería del Museo Reina Sofía en la sección de literatura China, para primero constatar que por litratura China se entienden puros textos del siglo XII y que al parecer nada hay nuevo en ese enorme país, pero encontramos (creo que 2 titulos que Riiko se llevó), como está en plan de leer lo que se está produciendo por la gente jóven, por mucho que Pedro insistiera que la literatura es un oficio de adultos, como la arquitectura podríamos agregar, encontramos un libro de un autor joven, un chileno nacido en 1977 (¡pero ya es mayor opinó Riiko) -es de suponer que es imposible que una editorial corra riesgos con alguien menor de 30-. Sólo hubo un Rimbaud

Lo mejor fue la reseña biografica del autor: escritor, documentalista, periodista, un etc de unos 10 temas mas y finalmente “músico pop”…ahí, en el momento “musico pop”, Pedro con una mueca, Riiko con una sonrisa y yo con cara de repite que me perdí en documentalista nos preguntamos cual de todas las cosas hacía bien, Riiko se compró el libro, un sacrilegio considerando que tambien llevaba “una Tumba para Boris Davidovich (cuya reseña por Pedro Donoso os podéis descargar en nuestro box.net).

No sé si será un sindrome de pop modernidad o esa histeria terrible que nos consume, pero la biografía del pobre escritor me pareció tan familiar, en la mayoría de los arquitectos de 32 años los cv suman una cantidad impresionante de hiperactividad dispersa, con muchas exposiciones y conferencias y que terminó produciendo una bienal de Venecia indigerible en 2008 , que no deja de sorprenderme, pero supongo que todo se puede resumir en una frase “estrella del pop”, para ser una “estrella pop” no queda otra opcion que ser un hombre orquesta. Visto lo cual, es cierto que sobre los 40 es cuando un arquitecto se define, porque a medida que se acorta el número de años que me separan de ese número me doy cuenta que tengo que dejar casi todos los instrumentos en el camino.

Pp

Anuncios

Un comentario en “pop modernidad

  1. pd. Riiko que vive en un pueblo cerca de Toledo, se dejó sobre 100€ en libros, pidió que le regalaran una goma de borrar con forma de cacahuate (maní) de 80cents, para su niña, cosa que se transformó en una escena escandalosa, y al fin Riiko pagó la gomita…en fin, eso nos pasa por ir a esa franquicia enorme que es la librería del museo, y no ir a una librería librería como Naos donde nos hubiesen regalado la gomita y hecho un descuento del 5%…nos hubiesen saludado y le hubiesen tratado sin la desidia con que nos trató la librería que no nos ayudó a encontrar libros y no nos sugirió absolutamente nada, siendo que Riiko pidío expresamente que le asesoraran.
    Las grandes franquicias estas funcionan o bien para turistas programados o gente que va 5 minutos a por un título específico o que han reservado por internet….no son para lectores

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s