El futuro es una torre interminable…

Una estación espacial órbita la luna. Un rascacielos moebiano que contiene en su interior el Space Hilton Hotel (2001 A Space Odyssey, Stanley Kubrick 1968)
detalle del render de la “Millenium Tower” proyectada por Norman Foster para  Tokio

1960 la era espacial es sublimada y convertida en arte en 1968 en la obra maestra de Stanley Kubrick 2001 Una Odisea del Espacio, la película es toda una declaración de principios estéticos que serán definitivos y que forman parte del lenguaje y del ideario de los arquitectos relevantes de la época. Un desconocido Norman Foster ronda por entonces los 30 años y los metabolistas japoneses liderados por Kurokawa y Kenzo Tange comienzan a proponer sus islas artificiales y sus planes para la Bahía de Tokio. La Millenium Tower integra los proyectos de los metabolistas japoneses de fines de los 1960, 30 años después ambos conceptos se unen en un proyecto perdido en la (ya metafórica) mesa de dibujo: la Millenium Tower.

Foster diseña un rascacielos de 600 m de altura como conmemoración del milenio en Tokio, envuelta del profético ambiente de fallos informáticos en cadena y el revivir de profecías milenaristas que de tanto en tanto reflotan nuestra naturaleza puramente animista, que la torre enfrenta con un esquema arquitectónico de gran ambición, que a diferencia de la impresionante torre Illininois con la que Frank Lloyd Wright hace frente al doloroso paso de los años, es una proposición perfectamente construible, en ese obsesivo esfuerzo que hacen que Foster nunca pueda ser considerado un aficionado o un imaginador sino un arquitecto de oficio, de la vieja escuela.

Wright, ya cerca del final de su vida propone su visión mas ambiciosa “a building a mile high” el edificio de una milla= 1670m de altura y 508 plantas para Illinois, que imaginaba presidiendo el impresionante highline de Chicago, la capital del estado.

Wright presenta los dibujos en una conferencia de prensa en octubre de 1956 -medio siglo antes que la milenarista carrera por la altura comenzara- y mediante unos vertiginosos dibujos que mostraban su característica maestría como dibujante cuya dimensión no puede sino impactar en los testigos, como si fuese un poeta, Wright explica a los periodista que la torre debe imaginarse como una espada que atraviesa el aire desde el suelo hasta una altura prodigiosa, como la imagen del Rey Arturo y su espada anclada en la piedra, pero que ningún rey podría separar del suelo.

Wright tenía nada menos que 89 años y quería mostrar su vigencia profesional y la plenitud de sus facultades, así como su energía acompañada de una capacidad infinita de producir polémica entorno suyo, es en este momento cuando una de sus obras mas emblemáticas el Museo Guggenheim de Nueva York se está construyendo, y Wright es consciente que no hay mejor momento para provocar.

Wright fue un arquitecto brillante, incomparablemente mas brillante que Foster, entre ambos constituirían algo cercano al arquitecto perfecto, porque el problema de Wright fue su descuido por las cosas prácticas del proyecto, tales como la comodidad del uso en su día a día, o un pequeño detalle llamado estructura…

Este pequeño detalle llamado estructura es la razón por la que la torre de Wright jamás podría construirse tal y como fue concebida, mas allá de que en la época no existiera la tecnología para levantarla, su hermosa y estilizada silueta simplemente no resistiría, ni siquiera hay espacio para un número de ascensores suficientes para transportar a los usuarios, y a pesar que el esquema estructural en forma de un trípode de acero, podría precariamente resistir el peso del edificio, no sobreviviría al viento característico de la “Windy” city

Aunque nadie jamás cuestionaría que fue una operación de marketing maravillosa

Aunque difícilmente comparable, la Torre de una milla de altura Wright se encuentra en la base del Hancock Center, el emblemático edificio que corona el skyline de su amada Chicago,  (SOM, 1969, sólo 13 años después del proyecto de Wright) que tiene “sólo” 344 m de altura, la cuarta parte propuesta para “The Illinois” (como se llamaba realmente el proyecto de Wright). Del corazón de la estructura del Hancock cuelga un péndulo que se mantiene balanceándose mostrando cuan en jaque se encuentra la estructura con el viento, estos dispositivos comenzaron a utilizarse frecuentemente en la construcción de rascacielos desde los 1980. Pero nada de esta tecnología existía en la época de Wright, tampoco había sido filmada 2001…

post © Pilar Pinchart

 

Anuncios

2 comentarios en “El futuro es una torre interminable…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s