balance 0110

Lo mejor de 2010, ha sido que a pesar de haber sido un año muy duro ha tenido algunas satisfacciones enormes y otras que han producido sentimientos encontrados.

En el verano tuve el honor de ser invitada al primer Campus Internacional de Ultzama, me ha costado analizar la experiencia porque el encargo fue una ponencia sobre un “manifiesto” de la movilidad.

Escribí por primera /y única/ vez en mi vida un manifiesto, debo decir porque por primera y única vez, El Manifiesto es una formula del siglo XX, nace a mediados del XIX pero es que realmente los siglos culturales no comienzan con el cambio de 1900 a 1901, sino mas bien a mitad de siglo, y el Manifiesto -herramienta tan característica del Marxismo como del post-modernismo- es un hecho obsoleto, ahí mi primera contradicción sobre “que hacer sobre Ultzama”, quizás mi único manifiesto sea decir que el manifiesto se acabó.

Es una herramienta masculina, restrictiva, condicionante e impositiva; El siglo XXI o XXII que viene (yo no lo veré, hablo de 2050 en adelante) será un siglo femenino y en el mundo femenino el Manifiesto no tiene lugar.

El liderazgo femenino es diferente,  es como el aire que puede transformarse en viento pero no es siempre viento. Es integrador, con lo que es contrario al Manifiesto que es excluyente, es el uso de la Y en vez de la O, pero escribí un manifiesto que he ido publicando, sobre la comunicación que desde mi humilde punto de vista es la movilidad efectiva a día de hoy.

A pesar del requisito del manifiesto, nadie presentó manifiestos, las exploraciones que todos leímos se refirieron a “en que estamos hoy”, tampoco realmente abordamos la movilidad de la forma que quizás era la esperada, lo claro entonces es que la movilidad es indefinible, y demuestra la hipótesis de la obsolescencia del Manifiesto.

Tampoco nos mostramos interesados por los cambios en la profesión, que también se esperaba de tan distinguidos ponentes, con lo que puedo comprender que para quienes participamos en el encuentro, forman parte de procesos que hemos ido adoptando gradualmente y con naturalidad, nuevamente la negación del Manifiesto, la adaptabilidad y la flexibilidad son componentes de la movilidad (superviviencia -las especies viajan en busca de alimento) y todos quienes participamos somos en sí mismos figuras móviles, por ejemplo:

Jorge Silvetti argentino con despacho en Boston y que llegó a la dirección del departamento de Arquitectura de Harvard, desde Boston los proyectos de su consagrada oficina “Machado y Silvetti”  se centran en Dubai

Juan Herreros, español, que prácticamente vive y tiene su despacho en un avión y enseña en Madrid y Estados Unidos, desde Madrid sus proyectos principales son en Noruega y América Latina, sus intereses dispersos muestran que no existe un perfil único de docente ni de practicante.

O Wilfried Wang, Nurhan Abujidi, Frida Rosemberg y un largo etc, quienes no han estudiado en sus países de origen o Ethel Baraona quien nacida en el Salvador desarrolla su ejercicio profesional como editora en Barcelona, o Javier Arpa de a+t español que luego de estudiar en Holanda y ejercer en París se radica en Madrid como parte de la edición de una revista y serie de ediciones made in Spain cuyo principal mercado es Reino Unido y su idioma por lo tanto el Inglés.

Eso es movilidad, los proyectos mostrados están deslocalizados, yo misma personalmente soy chilena, vivo en Madrid hace años, y ningún proyecto de mi pequeño estudio es en Madrid, ni siquiera en España, por lo que la movilidad no es más que adaptación a un escenario donde las visiones de mercado local son anacrónicas e insostenibles, nadie que quiera sobrevivir puede hacerlo mirando su entorno próximo, a partir de eso, cada profesional, de cualquier área dirigirá sus pasos, y adaptará sus condiciones al mercado.

Supongo que no podemos hablar de movilidad porque no es un proceso consiente. Otra forma de verlo fue la presentada por los profesionales dedicados al área de urbanismo, pero claramente cuando hablamos de movilidad ya no hablamos de infraestructuras, sino de una condición que requerirá revisar muchos aspectos dentro de poco, como la libertad de movimiento y las migraciones.

Una cosa  si me quedó clara sobre la gran cantidad de información expuesta, y es el abismo ideológico entre los arquitectos españoles y los anglosajones y se refiere a que los españoles aún conservan una visión extremadamente romántica de la profesión (salvo excepciones como Herreros que claramente han cambiado ya de escala) lo que significa una limitación para el mundo al que nos enfrentamos, la visión de los arquitectos españoles jóvenes (aquí exceptuaremos a García-Germán y José Luis Vallejo de ecosistema urbano en cuanto a posibles futuros) los sitúan aún en el ejercicio de escala media o pequeña y con visión local,  -con una cierta inocencia incluso- versus el desvirgamiento completo de los practicantes jóvenes norteamericanos con una visión mas eficiente y sin lugares metafóricos o nostálgicos, mejor preparados para formar parte de proyectos de mayor escala con gran participación de equipos de ingeniería, el resto de los equipos aún necesitan un tiempo importante para abordar el cambio de escala desde su propio lugar mental, o bien, asumir la limitación de la visión romántica y generar una estructura de tamaño medio o pequeño de desarrollo local, que no está mal, es la escala del suizo Zumthor -claro que Zumthor es un maestro de esos que surgen de vez en cuando- pero que tiene limitaciones en cuanto a escala de proyectos a abordar. Esto quizás haya sido para mi, lo mas interesante (de cara a sacudir mis propias limitaciones mentales y presión del grupo)

Reinier de Graaf socio mayoritario de OMA, dejó claro en la entrevista “close-up” que nos concedió, que el trabajo de un estudio de arquitectura como el de ellos si bien sigue conservando una escencia y una estructura tradicional, ha abandonado la nostalgia y el romanticismo, por completo. Algo de lo que tomar nota sin duda alguna.

Imposible hacer un Manifiesto sobre la movilidad, pero claramente todos quienes participamos en el estimulante encuentro, hacemos sin duda alguna de la movilidad algo manifiesto.

Lo mejor del campus han sido los grandes amigos que me he quedado, románticos y pragmáticos, de todo un poco

Anuncios

Un comentario en “balance 0110

  1. Pingback: veredes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s