Libros: Melnikov en Paris

Un libro que hay que tener, este no es un libro, es una inversión.

 El triunfo de la Revolución Bolchevique en 1917 alentó una experimentación plástica sin límites, con el objetivo de encontrar unas nuevas formas que negando las del pasado fueran propias de las condiciones sociales impuestas por la revolución. Los arquitectos se fijaron en los lenguajes formales que habían establecido los artistas de la vanguardia europea y rusa e intentaron construir con ellos unos códigos que les permitieran proyectar la nueva formalidad arquitectónica que buscaban, que debía ser moderna y soviética. No encontraron en aquellos ejemplos el lenguaje que anhelaban, hasta que se dieron cuenta, de la mano de los textos de Le Corbusier, el purismo abstracto de sus proyectos y su visión de una ciudad mecanizada poblada por deportistas, y del baukunst centroeuropeo, que la modernidad estaba en el territorio de la técnica y los nuevos usos y de la cultura sachlich…. leer reseña

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s