El Jardín de Orvydas

Gracias a la intervención de Jonas Mekas en la “Garden Marathon” de la Serpentine Gallery de Londres, durante el fin de semana del 15-16 de Octubre, he conocido este extraordinario jardín.

Willem de Kooning, pintor estadounidense dijo que “La pintura –cualquier clase de pintura, cualquier estilo de pintura-, el hecho mismo de pintar, en realidad, es actualmente una forma de vida, un estilo de vida, por así decirlo”, una máxima que Jonas Mekas repite hasta la saciedad, la hace suya.

Portavoz oficial del “nuevo cine americano” o “cine underground”, del cual puede considerarse su inventor, proclamando Shadows, de John Casavettes, y Pull my daisy, de Robert Frank, como el principio de una revolución cinematográfica.

Jonas Mekas nació en Lituania en 1922, y arribó a Estados Unidos de América en 1949 junto con su hermano Adolfas, huyendo del régimen ruso que le consideraba un disidente. Una vez instalado en Williamsbourgh, Brooklyn, realizó todo tipo de trabajos mal pagados en fábricas y calles, produciéndole una sensación de soledad desoladora que aumentaban su condición de exiliado:

“No existe para mí el internacionalismo abstracto. Tampoco cuento con el futuro: estoy aquí y ahora. ¿Se deberá esto al hecho de haber sido arrancado por la fuerza de mi hogar? ¿Es ésa la razón por la cual siempre siento la necesidad de un nuevo hogar, porque no pertenezco en realidad a ningún lugar, excepto a ése, a ese lugar que fue mi niñez y que se ha ido para siempre?” escribe en sus diarios.

esculturas de madera del jardín de orvidas, Ciro Spartaro

La melancolía del exilio y el retorno es lo que permite comprender la entrega de mekas a la defensa del Jardín del escultor Vilius Orvydas, en Klaipedia, Lituania.

uno de los tanques abandonados en el entorno del jardín de Orvidas, foto Ciro Spartaro

En la creación de esta instalación, Orvidas trabajó durante un largo período. Durante el período soviético, utilizó grúas, excavadoras, bulldozers, etc. Requiriendo grandes sumas de dinero, las cuales eran conseguidas por el escultor diseñando y elaborando esculturas funerarias. Un grupo de ingenieros de la Armada Soviética, instalados en Šateikiai acudió a su llamada durante un tiempo, y operadores de maquinaria y mecánicos de las granjas colectivas circundantes colaboraron activamente.

foto de flickr, A. Drauglisfurniture

Durante el período soviético, esta granja se convirtió en un símbolo de resistencia a la ocupación, así como un lugar de encuentro para los disidentes, especialmente los jóvenes. Siendo tratado como un museo, una obra maestra de primer orden dentro del arte internacional, y por otros como un museo del absurdo, se ha encontrado –y se encuentra- en peligro de ser derribado y destruido. Su destrucción fue impedida por Gorbachev, pero desde el régimen de Kruschev todas las obras se suspendieron. Actualmente se encuentra en peligro de destrucción por las presiones del mercado sobre la tierra.

foto de flickr, A. Drauglisfurniture

En 1989 Orvidas ingresó en la orden Lituana de Franciscanos, escogiendo como nombre Garbiel sin embargo permaneció poco tiempo y regresó a la granja, donde murió en 1992.

foto de flickr, A. Drauglisfurniture

Jonas Mekas, compara la importancia de este jardín eternamente inconcluso, con la catedral de Barcelona concebida por Gaudí.

foto de flickr, A. Drauglisfurniture

En el final de su hermosa Letanía, Vilius Orvidas escribe

Tu eres mi juez – Yo no soy sino un pecador

Sin embargo – SOY FELIZ.

foto anonima, desde internet
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s