Richard Sennett: Abierto y cerrado, Como los jardines sirven como espacios de reflexión

Quisiera explicar primero que un Hortus Conclusus, tiene un profunda carga cultural tanto en la cultura islámica, como en la cultura cristiana, las cuales ocurren en un jardín cerrado en el cual la gente adquiere auto-conocimiento habitando un espacio

En la cultura cristiana Hortus Conclusus la noción era que tú estabas solo, y estabas en silencio en un espacio que es a-social e incomunicado. La relación se establecía por los monjes trabajando en estos jardines cartesianos disfrutando este silencio vital sin hablar los unos con los otros, y vivir el jardín en solitario, cultivando las plantas, en su mayoría con contenidos simbólicos, muchas de ellas medicinales, ancestralmente asociadas y simbólicas para el cristianismo. Habitar y vivir la experiencia sensorial de tocar y oler y así, subjetivamente, las plantas te darían la puerta mediante la cual comprenderte a ti mismo. Sólo y en silencio.

Esto es lo que puedo decir de un Hortus Conclusus como aproximación, debo deciros que Cale Park en New York es un parque privado, en el que la mayoría del público es parte de una estafa inmobiliaria, que ha tenido lugar por lago tiempo en Nueva York, donde el promotor privado dona un espacio público como estrategia para obtener un rascacielos o una serie de violaciones a la ordenanza de edificación de cualquier otra índole y hay una amable familia de simpáticos capitalistas quienes más que ver el rascacielos reciben el parque donde toman el sol, y disfrutan de otros privilegios que brinda, y de este modo esta estafa se suaviza y se vuelve amable, y es grande y se tranza en Wall Street.

Cuando visitas este sitio, tu primera impresión sobre este espacio abierto es que es el clásico teatro político, con gente en su mayoría jóvenes, algunos niños, con una apariencia como muy de izquierdas actuando el teatro político, y lleva algunas pocas horas ver algo mas, para mi mucho más sorprendente, y es gente más bien de mediana edad bien vestidos con todos los códigos de vestuarios de quien va a trabajar como maletines e impermeables, y mayores, muchos de ellos pensionistas, y muchos de ellos están pasando el rato en el parque, no puedo hacer una afirmación científica sobre esto, salvo decir que he pasado unas semanas ahí y he hablado con ellos tanto como he podido, y la gente de mediana edad, son ex trabajadores comunes de trabajos comunes, sin un lugar donde ir y que se encuentran realmente incómodos pasando el rato en Starbucks o yendo a museos, gente real que se encuentra aislada en cierta forma y el parque es el lugar donde ir y estar rodeada por gente simpática, y en el que el juego que se juega es en cierta forma colectivo, común. Y están los pensionistas, son personas asustadas que están locas como una cabra.

Esto produce la sensación para el tipo de gente que los fotógrafos de los periódicos fotografían, de estar ‘conclusus’, los fotógrafos de los periódicos no fotografían a esta interesante gente de mediana edad sin un lugar donde ir –como yo- por lo que están a cubierto, tienen el tipo de protección de no sentirse expuestos que es el tipo de protección que esta gente desempleada y bien vestida necesita experimentar en el mundo exterior, y digo esto que la cualidad del cobijo no es solo una cualidad de simple presencia sino un tipo de actitud que obtiene la gente estando junta y que he intentado muy brevemente explicar cómo opera.

Cuando hablo en Carle Park, lo he hecho tres veces, lo que ocurre es lo siguiente ahí no hay megáfonos, no hay amplificación electrónica, no hay electricidad de forma que el parque no puede ser utilizado sin autorización (y no la suelen dar), y lo que ocurre es que cuando hablas y dices una frase o dos, tienen que ser breves y recordables, hay una parte del público que repetirá la frase o dos y finalmente esta será repetida de nuevo, lo que para una persona como yo es realmente una tortura, pero, esto significa que, todo el mundo se involucra en esta performance producida por la ausencia de micrófonos, y por su no autorización, y más allá de quienes repiten, ocurre que, si al público le gusta lo que dices entonces se produce

Que las palabras vuelan, se produce un murmullo de gente repitiendo espontáneamente y si no les gusta lo que haces, entonces notas esto

No ocurre nada con las palabras.

Debo decir que en mis tres presentaciones tuve más

Que

Lo que para un ponente es una experiencia inusual, para la audiencia es fantástico, porque ellos mantienen una presencia activa, casi frase a frase, y encontré que para la gente que yo debía conocer que era un par de personas de mediana edad esto fue una experiencia increíblemente energizante, y es ‘conclusus’ debido a su cualidad de estar protegidos pero sin estar en silencio, sin estar solo, en un parque, un jardín un hortus,

Hay 2 tipos de relación entre ese tipo de espacio y el que tenemos aquí solo cruzando al frente en este impresionante pabellón, no podría decir que sea un espacio político pero comparte mucho con un espacio político. En el primero mi impresión es de una relación menor con las plantas, sino de una gran compresión de estar juntos como una tripulación de gente y se comportan como un grupo de plantas en las que no sabes a qué grupo de plantas pertenece cada planta, y ese tipo de relación humana quizás sea la más recta la mas ética y ocurre en ese tipo de parques, los espacios están definidos según la actividad, pero prácticamente no hay segregación por ‘tipo’ de persona, especialmente la gente que duerme ahí por las noches que suele aterrar a los pensionistas que van por las mañanas, sigues teniendo un parque con muchos tipos de personas diferentes durmiendo juntas. Debo decir que esta es sólo una impresión visual, y que me produce una sensación de solidaridad, porque hay una sensación más de integración que de exclusión.

Y la segunda cuestión sobre esto, que insisto es puramente visual, quede muy impactado por los muros negros de Peter, he visto este pabellón varias veces, pero mirando el color de los policías que lo vigilan, -no quiero decir nada con esto- los muros están rodeados por policías, que no son hostiles, particularmente quien controla, pero una vez en el parque, cuando vez la marquesina de arboles, lo que ves son estos muros de azul oscuro con un policía 24 horas al día, lo que hace que sea una especie de muro permanente, un muro muy muy oscuro, y la policía trata de controlar el acceso, previendo grandes cantidades de gente, pero el parque en sí mismo no tiene nada que ver con eso, el muro es pobre, pero lo más impresionante es la inmovilidad de este policía, que hace que tu también estés en una condición de inmovilidad en este espacio, del cual no te estás yendo…

Serpentine ‘Garden Marathon’ 16 de Octubre, 2011

original en inglés disponible en soundcloud

Registro, transcripción y traducción Pilar Pinchart

(Nota, y disculpas, aquí, se acabó la batería de la cámara, skfandra es así, cosas que pasan…pero no quise dejar de compartir, aunque fuesen estos minutos de registro, de un hombre muy brillante, del que cuya capacidad de observación, me resulta sorprendente)

Richard Sennet ha explorado como grupos e individuos dan sentido a los hechos materiales –las ciudades donde viven, los trabajos que realizan. Sennett se efonca en como la gente puede volverse un interprete competente de su propia experiencia, mas allá de los obstáculos que la sociedad pueda poner en su camino. Sus investigaciones abarcan etnografía, historia, y teoría social

Anuncios

Un comentario en “Richard Sennett: Abierto y cerrado, Como los jardines sirven como espacios de reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s