Hulme Crescent (Madchester) el paraíso en versión punk

124it84

J.G. Ballard escribió en los 1970’s una obra genial llamada Highrise, una ficción distópica inspirada por la Balfron Tower de aquel villano malísimo para James Bond, y arquitecto constructivista brillante llamado Eerno Goldfinger. Sin embargo, la Balfron (debería subir mis fotos pero tendría que buscarlas) es un oasis de paz, un getto musulmán, perfectamente bien conservado, a diferencia de su vecina Robin Hood Gardens, (un conjunto que demolería yo misma, en persona).

Balfron Tower, Eerno Goldfinger
Balfron Tower, Eerno Goldfinger

Quizás indultaría a la Robin Hood, si algo del espíritu distópico extremo, real, literario y musical de los Crescent Hulme, el paraíso que convertiría a la clase obrera de Manchester en mid class británica que no fue y acabó convertido en la versión punk del paraíso, inundara las galerías fracasadas de un edificio que es una pesadilla alienante que te recuerda a cada paso, lo pobre que eres.

robinhood pp
Robin Hood Gardens, estado actual, foto p pinchart

Qué difícil es acertar. Ballard, en su novela, describe la fascinación que despierta en el arquitecto autor del edificio, el desastre, el deterioro, la destrucción, los ataques entre vecinos, la violencia y la enajenación que está ocurriendo ante su vista, feliz, el arquitecto le dice a su mujer, casi extasiado, que el edificio produce un nuevo modo de vida, un nuevo orden social, y es una expresión pura de la naturaleza humana. Mientras los vecinos se atacan unos a otros, rompen los espacios comunes, se roban las bombillas, y construyen barricadas en los pasillos.

hulme 00
Hulme Crescent, con los nombres de los arquitectos que denominan cada unidad

Todo esto, si ocurre, en los Crescent Hulme, una de las primeras políticas de posguerra llevada a cabo en UK, en los 1960. Con gran ambición se diseñan unos bloques (cada uno denominado con el nombre de un arquitecto histórico británico –sin John Soane, eso sí) de seis plantas, con un lecorbuseriano acceso a la cubierta, y enormes jardines (quizás el principal problema del urbanismo moderno, la mejor intención, el mayor infierno), y por supuesto, la calle elevada, otro desastre, donde comenzaron los problemas vecinales (culpa del rin/raja –juego de tocar el timbre del vecino y salir corriendo). Se demolieron barrios victorianos pobres y marginales, y se construye el paraíso en seis plantas, que contienen todos los principios de la ciudad contenida en una unidad de habitación autosuficiente. Según algún testimonio colgado en internet, durante un tiempo funcionó, cuando la unidad era una, los problemas comenzaron cuando se construyeron las siguientes. La forma de los Hulme, es sin duda alguna antecedente directo del conjunto (también desastroso) edificado por Saenz de Oiza en el Ruedo, MaDrid.

hulme
Tal como en la fatídica Pruitt-Igoe de Minoru Yamasaki (a quien nadie aplica los mismos criterios proteccionistas que a los Smithson, lo siento, Robin Hood Garden, me produce una reacción inconteniblemente violenta, precisamente por la falta de objetividad sobre un edificio que hay que derribar, que no funciona y que es indigno para un ser humano, pero como en Europa hay una mitomanía total con los Smithsons, los pobres habitantes tienen que seguir sufriendo una tortura cotidiana de inhumanidad y de total desprecio por el pobre –dudo que los aristocráticos arquitectos hubiesen propuesto algo similar en Knightsbridge), los problemas en los Hulme partieron con las humedades, la mala construcción (Robin Hood Gardens tiene nidos en el hormigón en los que la enfierradura queda a la vista, y su pésima calidad hace impensable una restauración, o sea, es posible, pero a que costo, y ¿para qué?, acabó produciendo enfermedades en los habitantes, quienes fueron acusados por los arquitectos de no abrir las ventanas para cocinar, entre otras cosas, y luego al abrir las ventanas producir epidemias de gripe. Para continuar con un corte de la electricidad durante la crisis energética de los 1970’s, ya que los edificios se encontraban dotados de calefacción central, que disparó los costos para los habitantes (obreros) que no podían regular su consumo individual y acabaron desconectándose completamente de la red eléctrica.

hulme34
La gota que colmó el vaso fue la muerte accidental de un niño de cuatro años, que, debido al diseño de las balaustradas, cayó al vacío. Los habitantes hicieron listas para pedir ser realojados en otras viviendas, y salir del paraíso. Las unidades quedaron vacías de familias, se asignaron a estudiantes y parejas jóvenes sin hijos, y durante un tiempo volvió la normalidad, sin embargo la mayoría de las viviendas permanecieron vacías, y fueron entonces, okupadas.

mad1984
Pelea de vecinas en los Crescent, 1984

Con el fenómeno okupa, las unidades fueron repitiendo paso a paso las etapas de Ballard, comienza con el robo de una bombilla, y acaba con barricadas, los habitantes se atacan unos a otros, hasta que algo ocurre…

hulme41
graffiti “the stone roses” en los Hulme. Los Crescent son hasta hoy conocidos como Madchester District. Uno de los mejores momentos en la historia de la música del siglo XX, con bandas como Sex Pistols, Joy Division, o Stone Roses

Los Sex Pistols

El concierto de 1976 en el Free Trade Hall de Manchester al que solo asistieron 40 personas, es ya un hito en la historia cultural del siglo XX, entre esas 40 personas, estaban casi la totalidad de las que se convertirían en leyendas de la música (punk) de fines de los 70, la banda que tocaba era un grupo que vivía de okupa en los Hulme…los Sex Pistols. Uno de los asistentes era un redactor musical que acabó abriendo el pub de los Hulme, (al descubrir que un gran numero de bandas por el estilo habitaban los Crescent de okupas), donde poco después en un concierto de menos de 30 personas tocaría un joven depresivo que lideraba otra banda que ensayaba en los Hulme (como la mayoría de bandas punk de entonces) llamada Joy Division.

joyhulme1970
Joy Division en la mítica calle elevada de los Crescent en 1970

Con el pub, los Hulme atrajeron a toda la fauna existente, y se transformó en una especie de fiesta de 24 horas, se instalaron salas de ensayo y estudios de grabación, y las bandas tocaban y la fiesta no se acababa y cada vez llegaban mas y mas jóvenes con cresta, y llegó también la heroína –que no formaba parte de los Hulme, quienes sólo defendían la cerveza- y con la heroína las fiestas acababan mal, los nuevos llevaron martillos neumáticos, y si la fiesta crecía ibas y tirabas primero el tabique, luego el muro, y así, los Hulme y su música dieron origen a Madchester.

Mick Hucknall de Simply Red jugando al pool en the pub
Mick Hucknall de Simply Red jugando al pool en the pub, Crescents 1970’s

Y así estuvo, por un tiempo, grafittis, escombros, olor pis, gente durmiendo la resaca en los antes jardines ahora patios de basuras, una especie de síndrome de Diógenes colectivo fueron convirtiendo la imagen ordenada de unos bloques autoritarios, en el lugar donde el punk rock encontraba alimento.
En los 1990’s el ayuntamiento decidió intervenir, hoy no queda ni rastro de los Cresents, ni de los pistols, ni de nada más que un ordenado barrio residencial neo-victoriano de clase media, impoluto con bellos jardines, nuevos habitantes, limpios, deseables, e higiénicos.

hulme_demolition_aw
Crescent, demolición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s