Pabellón Mies van der Rohe: Segunda reconstrucción, Jordi Bernadó

Mies se refería al pabellón como un “Pabellón de Representación”. Un edificio
EFÍMERO cuyo valor máximo era REPRESENTAR UNA IDEA.
Por lo tanto, lo que perdura del pabellón es una EVOCACIÓN, NO UN OBJETO. Acto
conceptual, no material. Generador de pensamiento, no fabricación física de un
espacio. Lo que queda del pabellón, por lo tanto, es la idea y sus imágenes. Y Mies
encarga fotografiar el pabellón sin puertas. En el pensamiento y en la mirada de Mies,
el pabellón no tiene puertas. El Pabellón realmente sólo existió plenamente en los
momentos en que las puertas se desmontaron. El momento de la MIRADA es el único
momento real.

Tu voto:

Leer Más "Pabellón Mies van der Rohe: Segunda reconstrucción, Jordi Bernadó"