INTERIOR | Pabellón de España en la Biennale di Architettura di Venezia

_Y7A8629

Iñaki Ábalos, junto a los comisarios adjuntos Enrique Encabo, Inmaculada E. Maluenda y Lluís Ortega, dirige en esta ocasión la mirada al Interior de los edificios, limitado a un número de temáticas relativas al comportamiento ambiental, y al clima español que configuran una arquitectura que se ejemplifica con doce obras radicalmente contemporáneas pero ligadas a una sólida tradición.

Estación-Logroño-(_balos)-(2)

Doce obras recientes en un laberinto de recintos que permite recorrer sus doce interiores fotografiados por el fotógrafo José Hevia y que potencian la experiencia del interior como algo fundamental de la arquitectura y como ejemplo de lo que puede aportar la arquitectura contemporánea española al futuro de la disciplina.

General-(11)

El visitante se encontrará con una imagen única de cada uno de los doce edificios, en una construcción tridimensional y una sección de gran formato. Se pretende, así, reproducir la experiencia espacial de cada uno de los proyectos retratados, mostrando su interior como una experiencia ambiental. La relación con la historia se establece a partir de un catálogo fotográfico de arquitecturas comprendidas en el periodo 1914-2014, distribuido entre las diferentes salas.

Iñaki-_balos-(7)

Interior

Iñaki Ábalos

Resulta paradójico que el interior arquitectónico goce de buena salud desde el punto de vista  dialéctico, pero se encuentre en un pésimo estado desde el punto de vista histórico, prácticamente abandonado en favor de una concepción técnica casi universal que resuelve el proyecto entre una envolvente de máxima intensidad y una organización interior extremadamente banal. En este contexto, podría entenderse la reivindicación del interior como una reflexión parcial sobre la propia tradición arquitectónica española del siglo XX y una tradición histórica que se remonta hasta las arquitecturas romana y árabe.

Es cierto que tanto en la primera modernidad del siglo XX como después de la Guerra civil española y hasta fechas recientes, la arquitectura en España ha producido un conjunto admirable de interiores. Sin embargo, en muchos casos, dichos interiores fueron productos en cierta medida “forzados” por la escasez de recursos con la que se encontraban los arquitectos modernos en un país devastado por la guerra.

Vistos desde distancia, estos arquitectos permitieron que se desarrollara un gusto palpable y notorio por la heterodoxia y la experimentación en las generaciones más jóvenes. Esta continuidad ha contribuido a la imagen positiva que proyecta la arquitectura española a nivel internacional en la actualidad, con una riqueza material, constructiva y espacial, un refinamiento en la relación entre el espacio público y el privado, y una capacidad casi única para leer el pasado en continuidad con el presente.

Pero, más importante aún, estas cualidades pueden ser vistas como necesarias para operar con dirección e intención en el contexto global contemporáneo. El proyecto implícito en la elección del “interior” como tema central del pabellón de España en la XIV Bienal de Arquitectura de Venecia no es tanto la reivindicación de un saber hacer retroactivo, que se mira en el pasado, como la utilización de las dos fórmulas propuestas por el comisario general de la bienal, Rem Koolhaas, Fundamentals y Absorbing Modernity: 1914-2014, para provocar y proyectar una discusión sobre la vigencia de la experiencia moderna en el contexto contemporáneo. O mejor dicho, una reflexión proyectiva sobre cómo la imposibilidad de seguir al ciento por ciento el ideario moderno ha permitido construir un patrimonio heterodoxo que, sin embargo, por ello mismo, puede integrarse en la cultura contemporánea. Y no solo eso, sino también diferenciarse de la rendición moderna ortodoxa ante una mecánica del interior tecnocrática y vulgarizada por productos y sistemas comerciales, que lleva a la desaparición de cualquier posibilidad de control o diseño del espacio. No tanto una revisión historiográfica como proyectiva hacia el futuro, centrada en las carencias del proyecto moderno y planteada desde la perspectiva tecnocientífica y cultural que representa el doble giro digital y termodinámico, giro que ha impactado de lleno en las formas de hacer arquitectura y pensar el papel que desempeña en la sociedad contemporánea. No se trata de defender un retraso que fue funesto en tantos aspectos de la vida y de la cultura local. La demora que España experimentó en la modernización e industrialización del país, y en particular de la construcción, solo contribuyó a aumentar la ansiedad de los entonces jóvenes y más tarde grandes maestros de la modernidad arquitectónica en España, ansiedad que radicalizó su discurso en algunos casos y en otros se sublimó al atemperarla con soluciones magistralmente diseñadas para hablar con lenguaje moderno y técnicas tradicionales, o invertir los procesos y utilizar técnicas innovadoras para hacer que dialogaran con el pasado.

Curiosamente, la idea de modernidad como normalización comenzó a dar sus primeros frutos a partir de las décadas de 1960 y 1970. Aunque, sin duda, solo alcanzó una condición madura en los años anteriores y posteriores a la Transición democrática, en un limbo técnico y económico marcado por la pérdida de toda la habilidad artesanal precedente y el uso necesariamente inventivo y experimental de nuevas técnicas y sistemas constructivos que aún no estaban sistematizados y cuya aplicación no estaba regulada. Sin embargo, es necesario subrayar que este escenario (que relata de forma sintética las ambigüedades y las fluctuaciones en la actitud de los arquitectos modernos, así como su difícil relación con la cultura y las condiciones productivas y políticosociales dominantes) es, paradójicamente, el que les liberó de seguir ciegamente modelos, técnicas y tipologías que, desde una perspectiva actual, hubieran supuesto grandes fracasos por su inadaptación en términos materiales y medioambientales, aunque entonces no estuvieran problematizados, pero que resolvieron muchas de las tradiciones tipológicas y materiales con solvencia e inocencia a la vez. Este es el campo abonado por los maestros de la modernidad en el territorio nacional que las arquitecturas presentadas en esta bienal aprendieron a cosechar desde la década de 1980.

Las obras y la actividad académica vinculadas a esa arquitectura sin duda marcaron un cierto sesgo común, escéptico y pragmatista, más experimental con la materia que con la geometría, menos icónico y más performativo que el escenario generalizado en los países anglosajones. Un escenario que ha permitido la integración con cierta naturalidad de la sensibilidad medioambiental y la digitalización de los procesos de diseño sin la dramática escisión entre “icónicos” y “performativos” que se produjo a partir de la década de 1990 en otras latitudes con una tradición moderna y un sistema educativo diferentes. Y permite, quizás, plantear con cierta autoridad colectiva formas de entender la arquitectura en las que las decisiones técnicas, tectónicas y termodinámicas, pero también sociales y ambientales, se resuelven con menos palabras y con unas propuestas muchas veces más complejas en su articulación espacial y material que las desarrolladas con unos procesos de tecnificación más avanzados, especialmente si atendemos a la configuración de los espacios interiores y nos desentendemos momentáneamente de los aspectos figurativos o icónicos de los exteriores, más sujetos a la moda y a las corrientes culturales. El interior constituiría, pues, una categoría arquitectónica ligada a una cultura material y a unas condiciones climáticas a las que el Mediterráneo han permitido cierta continuidad, no solo entre la arquitectura moderna y la contemporánea, sino también entre la histórica y la contemporánea.

Esta continuidad puede verse hoy como una tradición y una consistente alternativa a los paradigmas difundidos por un norte culturalmente hegemónico durante el período moderno, hoy desplazado por una radical modificación de la distribución de las grandes metrópolis, ahora casi en su totalidad ubicadas en áreas en las que las asunciones tipológicas, materiales y formales de la modernidad son inoperativas y contraproducentes. La intención de Interior es no tanto explicar las motivaciones individuales de los autores y obras expuestas como exponer una mirada particular sobre una experiencia colectiva altamente diferenciada en sus métodos, objetivos y formalizaciones originales, pero que consiste en aquello que describiríamos como cierta resistencia en el tiempo a adoptar acríticamente el proyecto moderno. Esta resistencia es una contribución notable de la arquitectura española, no tanto al proyecto moderno en sí como al proyecto contemporáneo. Este último estaría sometiendo las idealizaciones modernas de los conceptos de materialidad, el conocimiento científico, el tiempo histórico y la idea misma de belleza a importantes cambios. Cambios que podrían ser formulados como principios de actuación proyectados a un futuro que se aparece, por momentos, como un fértil presente. Nada más obvio que el propio pabellón de España en los Giardini de la Bienal de Venecia, carente por completo de fachada, para entender el carácter casi tautológico de la exposición que presentamos, tanto en la elección del tema interior como en la organización espacial propuesta: un laberinto de recintos, cada uno de ellos dedicado a un interior contemporáneo diferente, que sacan el máximo partido a la potencia del interior como experiencia fundamental de la arquitectura y como contribución de la heterodoxa modernidad nacional al futuro de la disciplina.

Vivienda-social-Alcatel-(1)

El Pabellón de España ha sido promovido por el Gobierno de España a través de la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y suelo del Ministerio de Fomento, en colaboración con Acción Cultural Española (AC/E) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el soporte de la Fundación Caja de Arquitectos.

La Biennale

La convocatoria del Comisario General de la presente edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia, Rem Koolhaas, para reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro de la arquitectura bajo la consigna Fundamentals, encomienda a los pabellones nacionales indagar sobre la absorción de la modernidad en los cien años que ahora se cumplen desde el inicio de la I Guerra Mundial: Absorbing Modernity 1914-2014.

En el primer centenario del episodio que clausuró un modo de entender el mundo, y por ende la arquitectura, empezamos a asimilar el cambio a la sociedad actual, económica y culturalmente global, uno de los objetos de reflexión propuestos en la exposición Elements of Architecture del pabellón central de la Bienal.

El proyecto para el pabellón, cedido por Abalos-Sentkiewicz lo podéis descargar en pdf integro aquí: -PABELLÓN ESPAÑA. INGLES

Obras seleccionadas

Estación de alta velocidad y parque urbano

Logroño, 2006-2013

Ábalos+Sentkiewicz arquitectos

http://www.abalos-sentkiewicz.com

Sede de la Fundación Francisco Giner de los Ríos

Madrid, 2005-2014

AMID.cero9

http://www.cero9.com

OostCampus

Oostkamp (Bélgica), 2009-2012

Carlos Arroyo Arquitectos

http://www.carlosarroyo.net

Cineteca Matadero

Madrid, 2007-2011

Churtichaga + Quadra-Salcedo arquitectos

http://www.chqs.net

Rijksmuseum

Ámsterdam (Países Bajos), 2001-2013

Cruz y Ortiz Arquitectos

http://www.cruzyortiz.com

Estación de tranvía Luceros

Alicante, 2006-2010

Javier García-Solera

Red Bull Music Academy

Madrid, 2011

Langarita-Navarro arquitectos

http://www.langarita-navarro.com

Centro cultural L’Atlàntida

Vic (Girona), 2007-2010

Josep Llinàs, Joseop Llobet, Pedro Ayesta, Laia Vives

Edificio de aulas y departamentos para la Universidad Pablo de Olavide

Sevilla, 2002-2010

MGM, Morales de Giles Arquitectos + Miguel Hernández Valencia

http://moralesdegiles.com

Casa Mediterráneo

Alicante, 2010-2013

Manuel Ocaña Architecture Thought Production Office

http://www.manuelocana.com

Marquesina del restaurante Les Cols

Olot (Girona), 2007-2011

RCR Aranda Pigem Vilalta Arquitectes

http://www.rcrarquitectes.es

Edificio de viviendas sociales

Madrid, 2008-2011

Solid Arquitectura/Sotomaroto Arquitectos

http://www.solidarquitectura.com

Todas las imágenes y material publicado ha sido cedido por cortesía del equipo curatorial, por gentileza de

  • Acción Cultural Española (AC/E) (imágenes)
  • Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
  • Ministerio de Fomento. Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo
  • Los dibujos de las secciones han sido realizados por alumnos del Departamento de Proyectos Arquitectónicos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid con la colaboración del Instituto de Arquitectura de Madrid ETSAM-UPM.
  • El diseño del pabellón ha estado a cargo de Sio2Arch

2 comentarios en “INTERIOR | Pabellón de España en la Biennale di Architettura di Venezia

  1. Espectacular, me quedo sin palabras que fotografías y sobretodo que lugar mas perfecto para exponer estas retrospectivas tan innovadoras y tan estudiadas con estas composiciones e iluminaciones tan bien tratadas en las imágenes. Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s