“PARIS HABITAT: cent ans de ville, cent ans de vie” exposición sobre vivienda en L’Arsenal de Paris

PROCESO

Esta investigación, dirigida por Javier Arpa recoge una selección de edificios de viviendas, gestionados por la mayor empresa de vivienda pública de Europa, organizados en relación al tejido urbano que construyen. Paris Habitat gestiona unos 1200 edificios construidos en el área metropolitana de París durante los últimos cien años que alojan a más de 200.000 residentes. Solo en la ciudad de París, donde este patrimonio da forma a buena parte del tejido urbano, unas 180.000 personas (el 8% de la población) habitan a precios asequibles el corazón de la metrópoli.

pav-expoPH-MD-30

París por Paris Habitat
Hemos recorrido París y visitado muchas viviendas, esperando encontrar un tesoro.

Nuestra mirada extranjera se pierde en la ciudad. Una mirada que explora y se sumerge en lo desconocido, en lo inesperado. Se sorprende con lo que encuentra y se pierde, … y se detiene. Piensa y recompone su trayecto.
Nos rascamos los bolsillos y no encontramos las herramientas apropiadas para descifrar 100 años de producción de vivienda social. Nos abruma la masa, nos sobrepasa la historia.

Empezamos lanzándonos al descubrimiento de la forma de la ciudad, y decidimos apartar de nuestra mirada los recuerdos, a sabiendas de estar borrando la historia -y las historias- que constituyen lo existente.
Descubrir la forma de la ciudad, el edificio o la vivienda para conocer su formulación… Iniciamos así una investigación que durante más de un año nos ha llevado de la ciudad a la casa y de la casa a la ciudad. No es un cliché: son estas idas y vueltas las que definen lo urbano.

Caminamos París y la habitamos. Catalogamos el patrimonio de Paris Habitat con la prudencia del forastero, pero venciendo el miedo al fallo. Analizamos la forma del presente, retrasando cualquier impulso crítico hasta no reunir evidencias suficientes.

Sin embargo, en este viaje nos han acompañado siempre algunas convicciones. Sabemos que la vivienda es un derecho, no un producto. Sabemos que es el hilo con el que se teje la ciudad. Y sabemos que es un objeto extremadamente delicado, porque en él están puestas las esperanzas de una vida mejor de muchos ciudadanos. Gracias a estas y a otras certezas seleccionamos -porque para avanzar hay que elegir- la que nos pareció la mejor arquitectura, aun sabiendo que, al seleccionar, más de un tesoro se quedaba en el camino.
De este modo, con sumo cuidado, reconstruimos la ciudad de la mano de Paris Habitat.

pav-expoPH-MD-18

Acciones para la construcción de la ciudad
Hemos delimitado diez fragmentos urbanos que muestran la contribución de Paris Habitat a la fabricación de la metrópoli. Pero hemos alzado la mirada para ir un poco más allá, porque queremos que este análisis sirva a un objetivo más amplio: revelar la aportación trascendental, tanto de la vivienda social como de la iniciativa pública en general, a la construcción de la ciudad del futuro. De cualquier ciudad del futuro.

Estos fragmentos no se corresponden con ninguna demarcación administrativa. No son figuras de planeamiento ni sectores urbanos oficiales. Saltan municipios, distritos y barreras físicas. Incluyen, o no, planes urbanos en curso, en parte o en su totalidad, pero no obedecen a su existencia. A veces no se trata de territorios continuos, sino de geografías enlazadas por el poder de una infraestructura. El hilo conductor de cada fragmento es la producción de Paris Habitat, y su razón de ser es la capacidad del patrimonio histórico para responder a preocupaciones contemporáneas.

Hemos aplicado cinco filtros al análisis de estos fragmentos (densidad, diversidad, intensidad, fertilidad y agilidad). Estos filtros nacen de no pocas preguntas: ¿cómo es la ciudad que queremos? ¿cómo se construye? ¿qué sobra? ¿qué falta? ¿cómo será mi casa mañana?… El análisis otorga a cada edificio uno o varios atributos relativos a su aportación a la construcción de la ciudad (denso, diverso, intenso, fértil y ágil) que se suman a los datos objetivos disponibles (edificabilidad, número de viviendas, superficie habitable y usos no residenciales).

No buscamos la adscripción de un fragmento urbano o un edificio a un único atributo, porque preferimos fronteras más borrosas y relaciones más fluidas. Nos atrae la convivencia de varios atributos tanto en fragmentos urbanos como en conjuntos de viviendas, porque la suma es lo que enriquece la vida en común.

Sabemos que hay muchos más filtros, tantos como aproximaciones a la ciudad y a la vivienda. Pero estos cinco son los que mejor responden a nuestra visión de la construcción de la ciudad. Cada edificio, leído a través de uno o varios filtros, nos permite aprender de París y alcanzar otro objetivo: dibujar un vasto entramado de acciones transferibles, aplicables a otros proyectos de ciudad o vivienda en contextos distintos.

No hay recetas mágicas para la construcción de la ciudad densa, diversa, intensa, fértil o ágil, pero hemos descubierto en el patrimonio de Paris Habitat un buen número de pistas.

pav-expoPH-MD-24

La construcción de la ciudad densa

Sabemos que la densidad es la mejor aliada del desarrollo sostenible. Sabemos que la ciudad densa es la que menos territorio consume, la que permite optimizar el coste de infraestructuras, transportes y equipamientos públicos. La que reduce los gastos de construcción y de mantenimiento. Es la más eficiente, porque cualquier vivienda
unifamiliar en el campo, por muy eficiente que sea, precisa de una carretera y, muy probablemente, de un vehículo privado para llegar hasta ella. Por su parte, la ciudad densa permite además compartir, y fomenta el encuentro con el otro.

París, la capital más densamente poblada de Europa, es un modelo de desarrollo urbano denso, de ahorro de territorio y de recursos. La producción de Paris Habitat acumula un amplio repertorio de acciones para crecer por dentro y compactar la trama. Acciones para rellenar vacíos, huecos y resquicios, acciones para realizar aumentos de altura, etc.

Pero la construcción de la ciudad densa no ha de olvidar que toda vivienda (tipo) debe ser casa (única), y que cada casa debe estar repleta de motivos para que sus futuros residentes quieran habitarla. Es posible que la superficie habitable de un apartamento en la ciudad jamás pueda competir con la de una vivienda en el campo. Pero sabemos que hay que contener la expansión urbana. Y es ahí cuando la arquitectura debe hilar muy fino y desplegar otros atractivos, especialmente en vivienda social, donde la limitación de recursos comprime aún más la superficie disponible.

Son conjuntos densos aquellos que se integran en el contexto, aumentan la densidad sin que la ciudad lo note y asumen como propios los datos que toman del lugar. Los que compensan el tamaño reducido de las viviendas con espacios colectivos generosos, jardines bien cuidados y conexiones adecuadas con el espacio público.

Son edificios densos aquellos que explotan al máximo cada m2 de superficie habitable, mediante plantas compactas y bien articuladas. Los que consiguen que sus ocupantes disfruten de toda la calidad espacial que puede llegar a obtenerse de una superficie reducida. Los que establecen una relación fluida entre espacios, limitando circulaciones, unificando estancias y eliminando particiones. Los que proporcionan intimidad dentro de la esfera de lo colectivo, vistas y espacios variados. Los que guardan sorpresas. Los que hacen de cada vivienda, una casa espaciosa, segura y confortable. La casa que queremos habitar.

pav-expoPH-MD-29

La construcción de la ciudad diversa
Cien años de producción de vivienda social demuestran que se puede vivir en el corazón de la metrópoli a precios abordables. Hemos visitado viviendas en lugares soñados, sobre el agua, frente al parque, en el parque, junto al museo, en la plaza o la avenida. La presencia de más de 110.000 viviendas de Paris Habitat, solo en París, es la mejor estrategia para garantizar cohesión social a escala urbana. De modo que mientras los precios suben, este patrimonio acoge a una población diversa, y nos anima a creer que la vida en la ciudad no es un privilegio al alcance de unos pocos.

Esta masa de viviendas se distribuye en torres, barras, hileras e immeubles à rédans, o cierra manzanas insertándose entre muros medianeros. Abre patios, hace quiebros, proyecta terrazas, balcones y vuelos. Una orientación, dos orientaciones, en esquina. Calles elevadas, corredores interiores, núcleos centrales. El patrimonio de Paris Habitat incluye casi todas las tipologías posibles, fabrica la ciudad y es una lección de construcción de vivienda colectiva.
Si tenemos en cuenta que además esta vivienda, la colectiva, es probablemente el principal lugar de relación entre muchos individuos, las arquitecturas que la materializan juegan un papel fundamental como herramienta de integración social y mejora de la vida en común.

Son diversas las actuaciones que favorecen la integración de todos en la ciudad, introduciendo tipos y tamaños de vivienda adecuados a diferentes modos de vida. Las actuaciones que incorporan personas de edades determinadas o grupos específicos (discapacitados, personas en riesgo de exclusión, estudiantes,…). Aquellas cuya organización permite hibridar vivienda y trabajo, permitiendo a artistas, profesionales y trabajadores mantener su producción en el tejido de la ciudad.

Son diversas las operaciones que fomentan las relaciones sociales, las que rompen con el aislamiento de la vida doméstica, las que se enriquecen con espacios compartidos. Las que incluyen espacios comunes de uso flexible, huertos colectivos, zonas de juegos o jardines generosos. Son diversas las realizaciones que implican la participación de los residentes en la gestión de estos espacios comunes, el diseño de las viviendas o el mantenimiento de los edificios.

Son diversas las acciones encaminadas a romper el aislamiento de los conjuntos existentes y mejorar la seguridad y la privacidad. Son diversas aquellas acciones que, más allá de mejorar la calidad de las viviendas, contribuyen a construir el estado emocional de sus habitantes.

pav-expoPH-MD-28

La construcción de la ciudad intensa
Roce, relación e intercambio. Nos interesan todas las aproximaciones de la vivienda al arte de mezclar, ya sean usos (vivienda más todo uso compatible), usuarios (residentes y no residentes) o tipos de promoción (pública y privada). Por eso hemos destacado cuanta hibridación hemos descubierto.

Nos interesa la superposición de usos y sus consecuencias sobre la sección del edificio, la construcción de manzanas híbridas y su capacidad de inyectar intensidad a zonas en declive. También es intensa la cercanía de redes de transporte público o la presencia de espacios reservados a bicicletas y coches compartidos. Y es intensa la introducción de recorridos peatonales, porque creemos que sólo a través de un entramado poderoso de espacios públicos es posible la costura de las discontinuidades físicas y sociales.

El éxito de la metrópoli pasa por una concepción policéntrica de la ciudad. Una ciudad entendida como un cuerpo
fluido, que atraviesa cinturas y cose fragmentos, puntuado de focos de actividad, donde conviven viviendas, infraestructuras y flujos diversos. Esta intensidad favorece la regeneración social, económica y cultural de la ciudad, depende en su totalidad de la mezcla de usos y en mucha menor medida de la escala. La mezcla de vivienda y programas abiertos garantiza el encuentro entre diferentes, rompe barreras y nos enriquece como individuos.

Nos fascinan las infraestructuras, porque vertebran la ciudad policéntrica y acumulan enormes posibilidades para la esfera de lo público. ¿Cómo obtener de la infraestructura más por menos?, ¿hay cabida para infraestructuras reversibles o “ligeras”?. Si la infraestructura es permanente, ¿podemos hibridarla con otros usos para que sea más intensa?. La intensidad resulta de la convergencia de muchos intereses. Necesita del acuerdo entre agentes públicos y privados y del consenso de usuarios y residentes. Pero merece la pena llegar a pactos, porque la intensidad permite optimizar el uso del suelo, ayuda a combatir la exclusión social, y contrarresta la fuerza centrífuga que condena el desarrollo urbano a la ciudad difusa.

pav-expoPH-MD-34

La construcción de la ciudad fértil
Nos hemos acercado con mucha cautela al viejo debate entre el campo y la ciudad. Superado ya el antagonismo entre el medio rural productor y el medio urbano consumidor, hemos salido en busca de nuevos pactos entre hombre y naturaleza.

Creemos que lo verde es mucho más que una coartada estética, mucho más que una respuesta pasiva a la ocupación del territorio. Creemos que los principios ecológicos pueden ser el sustrato activo para la construcción de una forma urbana fértil. Es necesario pues que la naturaleza y su capacidad productiva se incorporen a la programación de la ciudad. Si las infraestructuras son desde hace mucho tiempo las líneas generatrices del desarrollo urbano, ¿no ha llegado la hora de hacer de la producción ecológica, agrícola o forestal un nuevo fermento?.

La disminución de las emisiones de CO2, la prevención de las islas de calor urbanas o la reducción de la escorrentía superficial necesitan que pongamos la naturaleza a trabajar.

Paris Habitat gestiona el mayor parque urbano de Paris intramuros. Un vasto repertorio de patios de manzana, jardines comunitarios, huertos compartidos, jardines-tampón o jardines privados suman más de 100 hectáreas de terrenos permeables, distribuidos por toda la ciudad y a un paso de casa. Esta superficie duplica las 55 ha del Parc de la Villette (el mayor parque público de Paris intramuros) y cuadruplica las 25 ha del Parc des Buttes-Chaumont.
El mantenimiento de este territorio es en sí una decidida acción fértil, porque estos espacios devuelven oxígeno a la atmósfera y favorecen la biodiversidad a escala metropolitana. Y mientras esto ocurre, otras 100 hectáreas de cubiertas planas pertenecientes a Paris Habitat aguardan en las alturas…

Pero también nos hemos aproximado a otras escalas donde la fusión entre natural y artificial tiene cabida. Nos hemos detenido en la integración de la vegetación existente al proyecto de vivienda nueva, en el aprovechamiento in situ del agua de lluvia, en la introducción de la producción agrícola en el ámbito residencial o en la superposición de estratos vegetales en fachada. Del mismo modo, también son fértiles aquellas acciones sobre los elementos tradicionales de la arquitectura que dan importancia a la forma del edificio como factor determinante de la limitación de consumos.

Puede que 100 hectáreas en el suelo y otras 100 en el cielo no acaben con el cambio climático. Y puede que su aportación a la economía circular sea insignificante comparada con las necesidades de París. Pero de lo que no cabe duda es de que estos espacios introducen naturaleza en nuestra casa, trastocan nuestra relación con el medio ambiente y nos enseñan que la producción agrícola, forestal y ecológica puede ser el catalizador de otras maneras de fabricar la metrópoli.

pav-expoPH-MD-37

La construcción de la ciudad ágil
El futuro de la ciudad depende en gran medida de su respuesta ágil a los cambios, a las nuevas exigencias medioambientales y a las trasformaciones sociales y económicas.
Son ágiles las acciones encaminadas a la construcción de una ciudad resiliente, la regeneración del tejido urbano y la transformación de la arquitectura. Son ágiles las acciones que permiten enfrentar contingencias y curar las heridas del pasado.

Hemos puesto especial atención a la introducción de vivienda por parte de Paris Habitat como principal palanca de regeneración de algunos barrios; y a la construcción de vivienda social en los terrenos abandonados por la industria o las infraestructuras. Hemos buscado entre el patrimonio del bailleur social ejemplos de transformación de oficinas en desuso, en un contexto en que la demanda acuciante de vivienda se cruza con el filón de millones de m2 vacantes. Y hemos descubierto el tesoro que representa la experiencia de rehabilitación, transformación y mantenimiento de un ingente parque residencial. Estas políticas de rehabilitación se iniciaron hace décadas y abarcan todas las escalas, desde la reparación de una vivienda a la reconciliación de los grandes ensembles con la ciudad y sus habitantes.
En cada proyecto seleccionado indicamos tanto la fecha de construcción como la de su rehabilitación cuando la hubo. Con frecuencia, los nombres de los autores de las rehabilitaciones no aparecen porque no los hemos encontrado. Pedimos disculpas y agradecemos el trabajo de todos los arquitectos que no nombramos.

La fabricación de la ciudad ágil pasa además por la construcción de viviendas flexibles, capaces de evolucionar como evoluciona la vida de sus habitantes. Son ágiles los contenedores neutros, de techos altos y fachadas seriadas. Son ágiles los espacios indiferenciados, con gran distancia entre ejes estructurales, porque se adaptan mejor a los cambios de uso y las necesidades de cada usuario. Son ágiles las construcciones reversibles o modificables, los elementos constructivos ligeros y los métodos industriales.

Son ágiles todas las soluciones que contribuyen a la construcción de viviendas paisaje, y que más allá de superficie habitable ofrecen a sus ocupantes un amplio volumen habitable.
Hagamos de la construcción de la ciudad un acto capaz de anticipar interrupciones e inflexiones y amortiguar sus consecuencias. Un acto desmontable, elástico y maleable.

pav-expoPH-MD-46

Un proyecto generoso
Salimos en busca de un tesoro y lo encontramos. Encontramos un gran proyecto único realizado por Paris Habitat a lo largo de cien años. 1200 intervenciones de vivienda colectiva que fabrican una costura pública continua. Un proyecto de alcance metropolitano sin el que París no sería como lo conocemos. Una lección de madurez y generosidad urbana.

Incluimos el análisis gráfico de algunas de las intervenciones, unificadas mediante el uso de un lenguaje común, porque nos parece la mejor manera de mostrar un proyecto que está vivo. Todas estas intervenciones están en funcionamiento y sus viviendas ocupadas. Todas contribuyen a la fabricación de la ciudad densa, diversa, intensa, fértil o ágil.

El análisis gráfico destaca los aspectos más relevantes de la obra construida y se acompaña de algunos de los documentos que sirvieron para construir los proyectos. Estos planos reflejan 100 años de intercambio entre Paris Habitat y los arquitectos, y quieren dar cuenta del proceso de fabricación más que del resultado final.
Hemos enriquecido este análisis con la contribución de varios autores (Emmanuel Combarel, Dick van Gameren, Floris Alkemade, Augustin Rosenstiehl, Anne Lacaton, Jean-Philippe Vassal, Frédéric Druot, Pablo Martínez Capdevila y Andrea Branzi). Les pedimos que, con sus reflexiones en torno a la construcción de la ciudad, nos ayudasen a rellenar la mochila con la que empezamos el viaje. Sabíamos que la pregunta no era fácil y por eso gradecemos la generosidad de sus respuestas.

Y agradecemos a Paris Habitat que nos abriese sus puertas, y al personal de sus archivos que pusiese a nuestra disposición toda la documentación que les pedimos. Sin su ayuda nuestro equipo no hubiera podido analizar todo aquello que observamos. Damos las gracias a trabajadores y residentes por regalarnos su tiempo, permitirnos entrar en sus viviendas y compartir con nosotros sus experiencias. Y les felicitamos por mantener vivo este proyecto.

El viaje ha superado cualquier expectativa. Agradecemos al Pavillon de l’Arsenal su generosidad por entregarnos este tesoro, permitirnos iniciar el viaje y ayudarnos a llevarlo a cabo.
Llegamos a París desde otra latitud, convencidos de la importancia de la iniciativa pública de responder a los anhelos colectivos, pero, para qué negarlo, estábamos algo desesperanzados…
Paris Habitat y el Pavillon de l’Arsenal nos han devuelto la confianza en la capacidad de lo público para fabricar la ciudad y la casa que soñamos.

Javier Arpa,
asistido por Fernando Altozano y Sebastián Severino.
Madrid, 2015

pav-expoPH-MD-49Para quienes lean francés, recomiendo descargar AQUÍ el dossier de Prensa, que para quienes no lean francés, cuenta con una extensa selección de casos. Un documento fantástico la verdad.

Todo el material gráfico y de prensa ha sido cedido en exclusiva para SKfandra por Habitat métropole, y el texto forma parte del material original escrito por el equipo curatorial dirigido por Javier Arpa. Fotos de la exposición (c) Antoine Espinausseau

La exposición, se encuentra abierta en el Pabellón de L’Arsenal de Paris, hasta el próximo 3 de mayo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s