GOLDFINGER ES MAS QUE UN VILLANO (2)

Balfron Tower, Londres; Eerno Goldfinger, (c) M- Pilar Pinchart
Balfron Tower, Londres; Eerno Goldfinger, (c) M.Pilar Pinchart

En 1939 el campeón del comunismo, megalómano, excéntrico y matón Ernő Golfinger inaugura su casa ubicada en Hamstead Heath, muy cerca de la de Ian Fleming, a quien conoce jugando al golf. Goldfinger el matón de barrio, tipo insoportable, un verdadero salvaje llegado del este ganaba siempre. Fleming, simplemente, no lo soportaba.

Veinte años después, en 1959 esta historia, pasó de ser un simple mal rollo entre vecinos a una disputa legal, de cuyo carácter novelesco sería sólo el comienzo. Fleming se apropia de su nombre, y de algunos aspectos de su carácter, creando a uno de los mayores villanos del siglo. Ante la aflicción del arquitecto, quien se vio a sí mismo como objeto de parodia y llamadas acosadoras en medio de la noche, la respuesta de Fleming fue tajante: Golfinger es un villano, es un tipo salvaje, detestable, perverso.

Auric Goldfinger era un empresario exitoso, Ernő Golfinger, también.

Pudo quedar ahí -por si a alguien le parece poco ser derrotado por 007- pero no. En 1967, Golfinger -el arquitecto- inaugura en Poplar, al este de Londres, (muy cerca de los perversos Robin Hood Gardens, dignos de Fleming, pero al estilo inglés) la -extraordinaria en mi opinión- Balfron Tower, uno de los edificios de viviendas más altos del Londres de los 1960’s, con 26 pisos y 86 metros de altura. El arquitecto y su mujer se mudaron al departamento 130, en el piso 25 durante dos meses en 1968. Para saber cómo era la vida de los residentes, que les gustaba o no les gustaba de la vida en la torre, el matrimonio Goldfinger ofrecía unas fantásticas fiestas regadas de champagne, de este glamoroso “focus group” saldría el diseño de su famosa Trellick Tower, de 31 pisos ubicada en la zona de Kensington, al oeste de Londres, y complementaría el diseño de la Balfron con el Carradale House, un conjunto de bloques más bajos, que arman el conjunto urbano de la torre, hoy ocupada principalmente por inmigrantes árabes.

(c) Matteo Ghidoni 2007. High-Rise Autopsies, HR06 = first sequence of events (alliances, fights, blackouts) /// primera secuencia de eventos (alianzas, disputas, apagones)
(c) Matteo Ghidoni 2007. High-Rise Autopsies, HR06 = first sequence of events (alliances, fights, blackouts) /// primera secuencia de eventos (alianzas, disputas, apagones)

En 1975 Ballard, el rey de la distopía urbana, recoge ciertos elementos de esta historia en su obra maestra “High-Rise” (rascacielos). La historia ocurre en un edificio ultra lujoso, de 41 pisos, en el último piso, vive el arquitecto, la primera crisis de los habitantes se desata por una fiesta, a partir de ese momento, el caos, que simplemente expresa según el autor, que en un rascacielos de vivienda, todos los problemas de la ciudad horizontal y su estructura social, con sus conflictos de clase y de estilos de vida, se concentran y se magnifican por la jerarquía vertical: en los pisos superiores se ubican las residencias más caras, y por lo tanto los residentes más adinerados, los cuales tienen derecho -por obligación también- a cruzar la totalidad del edificio, relación que no es reversible, en las plantas bajas se ubican los departamentos más baratos, y por lo tanto los residentes menos adinerados, que no tienen realmente ninguna razón real para subir a los pisos superiores, ¿Qué quiere un residente del piso 1 subiendo al piso 22?.

Esta conflictiva relación, se convierte en manos de Ballard, en el mayor manifiesto del rascacielos, que según el autor, sólo puede explorar su real potencial albergando un programa de oficinas, donde esta estructura jerárquica es reflejo de las estructuras empresariales y del mercado.. En la torre de viviendas, el único que parece disfrutar es el arquitecto, siempre amado por su mujer que lo acompaña y es incapaz de dejar a su marido a pesar de vivir en el infierno, el arquitecto no quiere perderse ni un momento del caos, del final, de nada, “¿no te das cuenta? ¡Asistimos al surgimiento de un nuevo orden social!”, ella decidida a irse, escucha el fascinado delirio del arquitecto, deshace sus maletas, se queda con él.

El, se queda con la torre, más que mal, Goldfinger, es más que un villano.

Pilar Pinchart.

20 octubre 2015. Cuando la Arquitectura Encuentra la Ciudad, Santiago de Chile (AC16)

Previo Goldfinger (es mas que un villano)

La mítica escena de James Bond jugando al golf contra Goldfinger. Un trauma muy rentable para el autor inglés, sin duda.
La mítica escena de James Bond jugando al golf contra Goldfinger. Un trauma muy rentable para el autor inglés, sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s