SAL

Cancha de Sal

Memoria Patrimonial del Pabellón de Chile a la XIII Biennale di Venezia 2012.

María Pilar Pinchart Saavedra

Co-curadora y responsable del montaje.

Texto Inédito, originalmente en inglés; presentado a la Autoridad Portuaria di Venezia,

25 de mayo de 2012.

Obra de montaje y detalle del trazado de las distintas granulometrías de sal utilizadas

CANCHA: Chilean Soilscapes,  es un proyecto complejo con múltiples interpretaciones y cuyo principal componente es un suelo de sal traída a Venecia desde el Salar de Tarapacá.

 

Antecedentes históricos:

1. Sal en el contexto veneciano

1.1 Salinas Venecianas.

La sal ha sido desde siempre esencial para la humanidad, utilizada en principalmente en el procesamiento y la conservación de los alimentos.

Es un mineral extraído desde épocas prehistóricas de minas de sal, como Hallein o Hallstatt, cerca de Salzburgo (llamada así por este comercio), y de salinas -instalaciones para el secado de agua de mar- situadas a lo largo de las regiones costeras del mar Adriático, comenzando desde el sur Chioggia hasta Equilo (Jesoslo) en el norte, representando un gran recurso comercial.

Una gran cantidad de sitios arqueológicos respaldan la hipótesis de que la laguna veneciana sirvió para la elaboración de sal durante la época romana. Se documentan salinas en San Giorgio, en la cuenca de San Marcos (Marzemin, 1940) y descubrimientos más recientes que confirman esta hipótesis. La producción de sal en la Laguna de Venecia, se menciona también en la “Carta a los Tribunos Maritimos Romanos”, famosa carta escrita por Casiodoro, ministro de Teodorico durante la primera mitad del siglo VI, que enfatiza la importancia de la producción de sal en la laguna veneciana:

                                “Todos los esfuerzos están diseñados para la explotación de las salinas: en lugar del arado, en lugar de las guadañas, vosotros hacéis rodar un cilindro. De ahí proceden todas vuestras riquezas (Venicethefuture.com)

Salina Veneciana a mediados del siglo XX

Se considera que la sal fue la primera mercancía real, la moneda utilizada por los habitantes de la laguna para comprar grano y productos de otras partes del país, y se convirtió en el punto de partida para el desarrollo de operaciones comerciales posteriores, como el gran emporio de Torcello , Metamauco y Rivo Alto (Rialto). La construcción de la ciudad de Venecia (Civitas Rivoalti) -de acuerdo a Ernesto Canal (Arqueología de la Laguna de Venecia 1960-2010) así como el trabajo indispensable de Wladimiro Dorigo (La Venecia Románica)- fue una expansión progresiva del núcleo original de la ciudad a las áreas suburbanas, con la recuperación de la tierra (pólder) y la urbanización de las áreas cercanas de agua, alguna vez utilizados como tanques de peces o piscinas para diferentes tipos de proyectos basados ​​en agua como molinos y la recolección de sal.

Alrededor de 1200, la laguna tenía características ambientales muy diferentes a las actuales y tenía grandes salinas en lugares como Luprio, Canaleclo (Cannaregio) o Dorsoduro. Cada uno de los cuales debieron haber tenido sus propios almacenes para el almacenamiento de sal y es en 1400 donde se construyeron los almacenes monumentales conocidos como Magazzini del Sale.

El mismo método de recolección de sal en forma de pilas y monturas se utilizó para cubrir y ocupar gradualmente grandes áreas de la laguna. El término “fundación” (fondamenta) que permanece en la toponimia, indica que la costa de Venecia viaja a lo largo de un canal (plural: le fondamente) y parece provenir del topónimo derivado de fondamentum salinarum, un nombre que indica un compuesto unitario de sal.

 

1.2  Las salinas de la laguna 

Durante la Edad Media la recolección de sal fue el principal medio de producción de la laguna; El asentamiento de los monasterios benedictinos a lo largo de la laguna, a menudo acompañados de agricultura, trabajos que requerían tecnología, así como la construcción de canales y presas y la nivelación fuera de terreno seco, y que enfrentaba continuas dificultades causadas, entre otras cosas, por los ríos que desembocan en la laguna como El Brenta, El Sile y El Piave, fue lento y dificil.

Jean-Claude Hocquet, en su obra “La sal y la fortuna de Venecia” señala una gran cantidad de documentación sobre la historia de la sal veneciana, que se encuentra principalmente en los archivos de los monasterios, la mayoría de los cuales documentan transacciones, donaciones y ventas de sal en los grandes monasterios: San Lorenzo y San Juan Evangelista Ammiana en Torcello, San Zaccaria y San Giorgio Maggiore en Venecia, y La Santísima Trinidad Brondolo (Chioggia). Además, indica que muchas de las salinas existentes, como Pellestrina, eran propiedad privada de familias nobles, como Morosini, la Muazzo, Tiepolo, Loredan, Fusco, el Ziani, etc. Y que incluso antes del año 1000, Venecia exportaba sal al Valle de Po y en el siglo IX había eliminado a su competidor, destruyendo por completo las salinas y la producción de Comacchio.

Los documentos del archivo nos permiten reconstruir la situación de la laguna a fines del siglo XII (época de la construcción de El Isolotto de l’Arsenale, lugar donde se ubica este proyecto). Este había sido el período de tiempo en que la laguna producía la mayor cantidad de sal: en ese momento existían 119 localidades dedicadas a la producción de sal, de las cuales aproximadamente un tercio se encontraban en la parte norte de la laguna (la mayoría de ellas en Murano), San Erasmo y Torcello) y dos tercios en el sur, en territorios como Chioggia. Quimicamente, la mayor concentración de sal en el agua se encuentra en la parte norte de la laguna (donde se encuentra el Arsenal y dónde se ubica el proyecto del Pabellón de Chile).

Las salinas fueron abandonadas debido a los rápidos cambios ambientales producidos por la expansión urbana de Venecia y fueron reemplazadas por granjas piscícolas (Valli di pesce, Vallum: vallado), pequeña industria diseñada para el comercio y la distribución de peces: en la segunda mitad del siglo XX. En el siglo XIII solo quedaban tres o cuatro salinas, conservadas a lo largo de la costa de San Erasmo y Vigna Murata (entonces Lazareto Novo) y para el siglo XIV, la producción de sal se relegó a la parte norte de la laguna veneciana (a excepción de las salinas de la isla de San Felipe, donde a mediados del siglo dieciocho se intentó restaurar la producción de sal sin éxito).

En Chioggia la producción de sal continuó hasta principios de 1500. Sus archivos permiten ver cómo se organizaron estas salinas: cada fondamenta tenía un número variable de piscinas para el secado de agua salada (desde tan solo diez hasta cincuenta) y el la sal misma se dividió entre veinte a cuarenta particiones individuales más pequeñas, cada una de ellas mide aproximadamente cincuenta o sesenta metros cuadrados. En esta época se construyeron enormes diques (Virga Madrigal) que protegían toda la estructura (fondamenta): el agua salada se recogió primero en una gran cuenca, llamada morario, donde se calentaba y luego se transfería a tanques de evaporación más pequeños. Mediante este procedimiento, el agua se evapora dejando cloruro de sodio cristalizado, en otras palabras, sal de mesa.

Cada unidad de explotación estaba a cargo de una familia de trabajadores de la sal formada por 3 o 4 personas que en un verano podían producir hasta dos toneladas de sal, cosechada en cestas scamno (situadas junto a los diques) y luego almacenada en casoni (depósitos o depósitos).

Detalle de la sedimentación de la sal en las albañilerías del Arsenal

1.3 El monopolio veneciano

En el siglo XII, Venecia comenzó a aplicar un mayor control sobre el comercio de sal, especialmente en lo que respecta a Chioggia. Desde 1240 en adelante -según Hocquet- Venecia comenzó a importar sal marina en oposición a la sal producida en la laguna, desde las regiones del Adriático y más tarde desde el mar Mediterráneo. En 1281, y bajo la política “ordo salis“, se instó a los comerciantes a volver al comercio de sal veneciana, para ser utilizada como una mercancía que contribuye, entre otras cosas, a la reducción de costos para los comerciantes venecianos.

Como resultado del Ordo Salis fue necesario organizar una operación administrativa capaz de administrar el negocio, lo que significaba que los expertos estaban a cargo de los impuestos, sellos, cuentas contables, impuestos de viaje, tiendas, almacenes y contrabando. El poder detrás de la administración del negocio de la sal, se convirtió en uno de los magistrados más importantes de la República de Venecia, responsable entre otras cosas, y debido a la disponibilidad de fondos, de administrar la construcción y el mantenimiento de los edificios pertenecientes al estado.

El monopolio de la sal veneciana se convirtió en un instrumento de poder internacional. Una posesión tan importante como Chioggia era la sal de Cervia. Después de muchas disputas con el Papa, los venecianos del siglo XIII se convirtieron en los gobernantes supremos de Cervia, cosechando suficiente sal para exportar a los mercados de Po, Padua, Verona, Bolonia, Lombardi y Toscana.

El control que tenía Venecia sobre la producción y el comercio del “oro blanco” se extendía hasta el Adriático y el Mar Mediterráneo (Creta, Chipre), con vínculos administrativos directos y leyes y penas estrictas que daban como resultado la frecuente incursión de la acción militar.

 

Acceso a L’issolotto del Arsenale, Pabellón de Chile, antes de Cancha
Acceso al Pabellón de Chile, Cancha; escultura -instalación de Pedro Pulido e Ivan Navarro
  1. L´Arsenale di Venezia

El Arsenal de Venecia es un astillero y una base naval en funcionamiento, fundamental en la construcción del poder naval veneciano.

Es una estructura de estilo bizantino que puede haber existido desde el siglo VIII, aunque la construcción de la estructura actual comenzó en 1104 en el denominado L’Isolotto, donde se ubica el Pabellón de Chile en el que expondremos la propuesta presentada. Su tiempo de construcción se estima debido a la falta de información exacta, aunque ha sido funcional desde los comienzos del siglo XIII con un sistema de producción moderno y eficiente, similar a la línea de montaje. El Arsenal se menciona en el canto XXI del Infierno de Dante, en su obra La Divina Comedia:

 

9 Como en los arsenales de Venecia

bulle pez pegajosa en el invierno 

al reparar sus leños averiados

 

12

que navegar no pueden; y a la vez quien hace un nuevo leño, y quien embrea

los costados a aquel que hizo más rutas.

 

13 

Quien remacha la popa y quien la proa;

hacen los otros los remos y otros cuerdas;

quien repara mesanas y trinquetas.[1]

[1] Alighieri, Dante, Divina Comedia, Edición de Giorgio Petrocchi y Luis Martinez de Merlo; Cátedra, Madrid 2011.

 

Mapa de la gestión del Pabellón Cancha. (c) pinchart arquitectura.

El nombre probablemente proviene del árabe Dar al Sina’a (dársena, astillero), el concepto es claramente islámico y bizantino. Inicialmente, el astillero solo albergaba embarcaciones de propiedad privada, pero en 1320 se construyó el Arsenal Novo, mucho más grande que el edificio original, lo que permite producir y mantener en un solo lugar barcos pertenecientes al estado, así como buques mercantes de grandes proporciones y cantidad. Por cierto, el Arsenal también se convirtió en un importante centro de fabricación de cuerdas, lo que inspiró la construcción de barcos de cuerdas como el que se encuentra fuera del Isolotto que alberga nuestra intervención.

Venecia desarrolló un método de producción de buques de guerra a gran escala en el Arsenal, así como importantes innovaciones tecnológicas como la construcción de la quilla antes del casco, método utilizado hasta entonces desde la época romana, que aceleró el proceso y utilizó menos madera.

En el siglo XVI, el Arsenal alcanzó su máxima eficiencia, empleando a 16,000 personas. Aparentemente era posible fabricar un barco completamente aprovisionado en un día utilizando el concepto de línea de ensamblaje, método que no se volvería a ver hasta la Revolución industrial. También se desarrollaron en el Arsenal nuevos tipos de armas de fuego, artillería ligera sobre tablas de ruedas para el uso en el campo de batalla, producidas alrededor de 1370.

La puerta principal del Arsenal, la Porta Magna, fue construida en 1460 y fue la primera construcción renacentista en Venecia, atribuida a Antonio Gambello a partir de un diseño de Jacopo Bellini. Los dos leones traídos de Grecia y situados a cada lado se agregaron en 1687. Uno de los leones, conocido como el León Piero, es notable debido a la desfiguración que sufrió en el siglo XI, cuando los mercenarios escandinavos bordearon runas en toda su superficie.

El Arsenale Novissimo comenzó la construcción en 1473. Permitió un sistema similar de línea de producción en el que el timón se construía en el nuevo edificio antes de ser terminado en el antiguo Arsenal. A fines del siglo XVI, el Arsenal experimentó con la construcción de naves más grandes, con pesadas plataformas de artillería naval. Las más impresionantes fueron las galeazas, una gran nave propulsada por velas y remos, una fortaleza flotante, pero lenta e ingobernable en la batalla, por lo que solo unas pocas fueron construidas; y el galeón, también desarrollado en el Arsenal, un velero completamente armado, una versión estilizada del buque mercante más rudo, útil en la batalla pero no útil en pequeñas bahías y estrechos a lo largo de la costa dálmata.

Las áreas significativas del Arsenal fueron destruidas durante el reinado de Napoleón, entre ellas una gran parte de las naves más antiguas del Isolotto. Reconstruidos más tarde para albergar la base naval real. El Arsenal también se utiliza como centro de investigación, alberga una base para la conservación de barcos históricos y es el escenario de exhibición durante la Bienal de Venecia, evento que alberga esta intervención.

Magazzini del Sale durante su restauración. Foto de Michele Crosera. fuente web de la fundación; En la albañilería se ven claramente los rastros de la sal.
  1. Los almacenes de sal (Magazzini del Sale)

Il Magazzini del Sale (o Saloni o Emporio dei Sali) es un palacio veneciano situado en el sestiere di Dorsoduro a lo largo de la Fondamenta della Zattere y el antiguo corredor comercial de Venecia.

Este gran edificio fue construido a principios del 1400 en una zona muy estratégica de la ciudad; era una de las principales zonas de carga para balsas y barcos que transportaban mercancías a Venecia. La necesidad de un suministro adecuado de sal, incluso en tiempos difíciles, como la Guerra con Génova, por ejemplo, promovió la construcción de grandes edificios capaces de almacenar grandes cantidades de sal. Se dice que solo en Cervia, se importaron de dos a tres mil toneladas de sal por año.

Debido a la gran actividad comercial de Venecia, incluida la sal y otros productos y productos de Oriente, se inventaron las casas “Fontego” (no solo residenciales: también albergaban oficinas comerciales, almacenes y tiendas). La Casa de la Sal fue construida en Dorsoduro, una región llamada Punta della Dogana que tenía instalaciones especiales, como Saloni, con estructuras exteriores extremadamente resistentes capaces de contener el enorme peso de la sal almacenada que allí se depositaba para ser medida, pesada y eventualmente subastada en Rialto.

A mediados de 1500 había al menos 20 de estos almacenes, incluyendo los nueve construidos alrededor de 1400 en el antiguo convento de San Gregorio, grandes edificios monumentales diseñados por el arquitecto Alvise Pigazzi (discípulo de Giannantonio Selva), restaurados en 1830.

La gestión de estos almacenes con sus sistemas de adquisición y transporte, carga y almacenamiento de sal estuvo operativa hasta 1797, sobreviviendo a la caída de la República Serenisima por muchos años y terminando sus actividades en el siglo XX, después de lo cual sufrió un gran deterioro. Se puso en funcionamiento una vez más y se abrió al público en 2009, esta vez para exposiciones de arte después de su última renovación por Renzo Piano.

Con más de 500 años de actividad ininterrumpida, la sal nunca corroyó o dañó la estructura de los Magazzini, por el contrario, su ruina fue producida por la falta de uso y la inactividad. Los aspectos estructurales del edificio son similares en su construcción a la nave del Isolotto donde exhibimos. Ambientalmente, edificio que siempre ha estado a merced de la alta salinidad de la laguna.

4.Sal: Aspectos técnicos (documento adjunto al informe por la Compañía Productora)

a. La sal utilizada, extraída del Salar de Tarapacá por Sal Lobos (SPL, perteneciente al grupo alemán K+S), es inofensiva, no sufre cambios en condiciones normales, su manipulación es inofensiva para la salud de las personas, es la misma sustancia primordial que produce la sal de mesa, no contiene metales, minerales ni produce gases extraños.

b. Para producir una capa suficientemente resistente en cómo pavimento para el transporte público, se debe usar sal de grano fino. Debe colocarse humedecido y con una densidad de al menos 8 a 10 centímetros con aproximadamente 10 a 15% de agua (peso / peso). Pronto se compacta manualmente y se deja fraguar durante aproximadamente tres días. (Proceso realizado en la construcción del Pabellón)

c. Una vez que se establece la sal, se vuelve como el pavimento y no se dispersa.

d. El peso específico de los bloques de sal es de aproximadamente 2 toneladas por metro cúbico.

e. El peso específico de la sal granulada es de 1.3 toneladas por metro cúbico.

f. El peso específico de la sal de grano fino compactado puede ser de hasta 1,6 toneladas por metro cúbico.

g. Los cambios en la temperatura y humedad en la región no deberían afectar la capa de sal o los bloques de sal debido a que están cubiertos y en un ambiente controlado.

h. La sal (ver planos adjuntos) se colocará en una partición estanca, aislada por un polietileno HDPE de alta densidad y separada una distancia 30 cm de las paredes, evitando todo contacto directo con la estructura y daños a la mampostería.

i. Una vez compactado, y en forma de roca ígnea debido a su conglomeración, la evaporación es imposible.

j. La licuefacción o fusión de la sal solo es posible con grandes cantidades de agua. Para disolver la cantidad de sal utilizada, uno tendría que llenar todo el pabellón con agua, y aun así tomaría al menos tres meses para disolverse. (Lo cierto es que la humedad ambiental en Venecia es tal, que hacia los 3 meses, sólo conservó su compactación las zonas no pisables, y sometidas al calor de los focos directos; el resto del suelo, absorbió bastante agua aunque no llegó a licuarse y disolverse. También produjo un microclima, ambientalmente seco, y al menos 2 a 3 grados más frio que en el exterior, especialmente perceptible en octubre y noviembre en época fría, ya hacia el final de la muestra)

 

Cómo nota simpática, la fundación Guggenheim, nos pidió de regalo un fragmento de las rocas de sal una vez destruidas para su eliminación, fragmento que por supuesto, regalamos, y esperamos que siga en Venecia.

Hace muuuchos años, en la inauguración. Dedicada a Alejandra Celedón, ganadora del concurso para el Pabellón de Chile de este año 2018. Otra mujer. Con “Stadium”. Cerrando un ciclo de pabellones, de la Cancha al Stadium..

Nota de la autora

*No es un documento académico, mucha documentación se encontró en sitios de historia de Venecia, disponibles online. No formaba parte de la investigación original del proyecto, sino que fue requerida por patrimonio Venecia, debido a los daños que el extraordinario montaje con agua, realizado por Olafur Eliasson en la edición anterior de 2010, fue cuestionada una vez desmontada, y a partir de ahí, los montajes que puedan afectar la estructura por tipo de montaje o por materialidad (cómo fue sorpresivamente el caso) requieren esta presentación a la Autoridad Portuaria. Este pequeño texto e investigación, realizada bastante rápido para poder cumplir con el tiempo del montaje, abrió un mundo de conexión no contemplado en el proyecto inicial presentado a concurso, y agregó una capa mas de significante, a la relación entre suelo y territorio buscada por el proyecto curatorial. Una hermosa coincidencia.  M. Pilar Pinchart S

 

Algo de bibliografía.

  • Marzemin, Giuseppe; Sulla formazione della Laguna di Venezia : la posizione del problema; Roma : Istituto poligrafico dello Stato, Libreria, 1941; Monografia – Testo a stampa [IT\ICCU\PUV\0725758]
  • Canal, Ernesto “Tito”;«Archeologia nella laguna di Venezia 1960-2010», Cierre Edizioni, Verona 2013. Hay varios textos previamente publicados en revistas disponibles online.
  • Dorigo, Wladimiro;  Venezia romanica, Monumenta Veneta, Venezia, Istituto veneto di scienze lettere ed arti, 2003. URL consultato il 24 giugno 2015.
  • Valentina Petaros Jeromela; Ordo Salisproduzione, commercio e contrabbando del sale all’epoca della Serenissima Repubblica di Venezia; Circolo culturale Il Colle, 2014 – 119 pages
  • Le sel et la fortune de Venise(2 vol., Presses Lille III, 1978-1979)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s