LIBRO: La calle y la casa, urbanismo de interiores. Xavier Monteys (ed GG)

LIBRO:

La calle y la casa, Urbanismo de interiores.

De Xavier Monteys

Se que he tardado y he estado ausente, pero así es la vida del arquitecto. Este libro es tan bonito y tan didáctico que no quería pasar simplemente por encima de sus hojas. Pero, con varios meses de tardanza, aquí va.

Xavier Monteys es catedrático de la U. Politécnica de Cataluña, y profesor en la ETSA, de Barcelona, y este es el tercer libro de una serie maravillosa de libros en pequeño formato publicados por la Editorial Gustavo Gili, inaugurados por “Casa Collage” de 2001 -junto a Pere Fuertes-, convertido ya en un clásico de la arquitectura de vivienda y el mas reciente “La habitación” una belleza de libro.

La hipótesis defendida por Monteys en este libro, es -a modo de síntesis- que todo es interior. Que vivimos en una especie de matriushka, en la cual siempre estamos entrando en un espacio tras otro, según se lea, morfologicamente, la estructura de la ciudad, la casa, los edificios…y así sucesivamente.

En su entretenida introducción, nos plantea una observación tan simple como evidente, que es la base de una gran riqueza conceptual: Lo que ocurre en la calle no ocurre en la casa y lo que hacemos en la casa no lo hacemos en la calle.

A partir de esto se sobre entiende que nos vestimos “de andar por casa” y “nos vestimos para salir” (a la calle), nos comportamos de forma distinta, compramos cosas distintas para vestir nuestros cuerpos que para vestir nuestras casas, y repasa por encima un rasgo característico del carácter español que los diferencia (yo diría que radicalmente) del resto de los europeos (y en mi opinión, de todo Dios): Los españoles hacen poca, o nula vida social en sus casas. Algo bastante distinto a la mayoría de las culturas. Es muy dificil que un español -por muy amigo que sea, esto lo digo por mis casi 13 años de vida madrileña- te invite a su casa, en todos mis años, conocí muy pocas casas de amigos, ¿Que clase de amigos? te preguntarás como lector…amigos fantásticos, que estuvieron conmigo en todo tipo de circunstancias, salvo…en sus casas. Mientras escribo recuerdo las casas que conocí:

-La de los padres de mi amiga Ana, cada noche vieja, y sólo en noche vieja

-La de una amiga chilena en Madrid, y la de varios chilenos (como yo) en Barcelona (a los chilenos nos encanta BCN)

-La de un amigo mexicano

-La de una amiga vasca que vivía en Madrid

-La de un novio sueco (esto casi no cuenta)

-La de un compañero de doctorado y amigo gallego que se compró un piso y lo reformó, vamos la fiesta fue para demoler…y luego para conocer el piso tras la reforma…

-La de una amiga de Ávila que me alojó en un viaje luego de volver a Chile -en mas de 10 años de amistad ella vino a mi casa bastante, pero ahora que lo pienso, jamás fui a la suya-

-La de mi novio -o algo así- en el Escorial. Pero era tan lejos que vamos, ir era…un rollo.

-Ah bueno si, lo de Alberto, que es una pasada, lo diseñó él, y como es central, pues de marcha hacíamos un alto -para volver a salir, algo muy madrileño-

Mi amigo el gallego -que había estudiado en Columbia y amaba todo eso- decía “la verdad que Madrid es una pasada, uno podría no pasar por casa en una semana, y no te darías ni cuenta”, porque es realmente la ciudad que nunca duerme -a menos claro que quieras ir a dormir-.

Fuera de España, esto podría tomarse como relaciones muy superficiales, pero nada mas lejos. Simplemente, la casa es un territorio intimo, de la familia cercana. Los españoles simplemente AMAN la calle. Encontrar un español que desayune en casa es escaso y cuando eso ocurre y les preguntan por el desayuno, este se ha reducido a galletas María y un café con leche, o mas bien, sólo la leche.

Se que me he desviado, pero este contexto puede explicar psiquiatricamente por qué, Xavier Monteys, cree que la calle es un interior situación que ilustra con la siguiente (y totalmente cierta) frase: “A esta hora -la hora del paseo-, las mujeres salen y se exhiben como si acabasen de entrar en un salón. La apariencia es importante para los españoles, gastan mas en sí mismos que en sus hogares”, lo que es total, y agradablemente cierto. (aquí en Santiago de Chile, somos al revés, nos dejamos la piel en el salón, y recibimos con hawaianas)

Esta teoría del interior como ciudad y de la ciudad como interior, nos retrotrae a Le Corbusier, como creador del “Domismo, la ciencia de la casa, para poder equipararse con el urbanismo, la ciencia de la ciudad”. De la cual, establece el problema de circulación como el que mejor ilustra este concepto.

Haciendo una introducción a la problemática de la circulación, como eje central de la problemática tanto urbana como doméstica del movimiento moderno.

¡Entrar!

Es el capitulo, y mas allá de eso, la palabra que inaugura esta joya de libro.

“El hecho de entrar está en la médula de la calle; la calle nos lleva a casa. Las puertas parecen recobrar su inmensa notoriedad cuando pensamos que fueron ellas las que nos abrían las ciudades. Puertas practicadas en las murallas que conducen a las calles por las que recorrer la ciudad”.

Contando en ello las puertas urbanas construidas en las ciudades y que marcaban el acceso al territorio demarcado como ciudad, cómo la Puerta de Alcalá, o la de Brandebmburgo, por ejemplo.

Es en este capítulo cuando nos encontramos con el problema de la planta. Nos paseamos por la lectura y la revisión de Giambatista Nolli y su plano de Roma de 1748, entendido como una especie de “domesticación” (domus) de la ciudad en toda su escala. Y a partir de esto, los diferentes dispositivos que se despliegan en la construcción de la ciudad los cuales, leídos en su conjunto, convierten a la calle en un interior, mas o menos evidente, según sea.

La representación de la ciudad para su comprensión es importante para Monteys, no me refiero al dibujo, que también, sino al cine, que tiene un rol importante en el libro, tanto en el capítulo dedicado a la calle del Western, como en las calles del celuloide. En los cuales descifra la calle como un producto de la arquitectura.

A partir de ahí, realiza un paseo por los elementos que construyen la calle, haciendo una especie de zoom en su escala, el edificio, los distintos vacios (plazas, calles, jardines, árboles urbanos, etc.,)

Hasta la destrucción del edificio y su relación invertida con la calle, estudiando el caso del bombardeo sobre Hamburgo en la Segunda Guerra Mundial, cuando la ciudad es destruida prácticamente en su totalidad, quedando unicamente limpio el trazado de sus calles, que permitieron albergar viviendas de emergencia, invirtiendo la relación lleno -vacio, interior-exterior vista en los Nolli, a lo largo de la historia, limitando el interior a una masa compacta y habitando la calle. Cómo puede verse en la foto a continuación.

Es un libro fácil de leer, entretenido, que puede leer cualquier persona, no necesariamente un arquitecto. Y para un arquitecto, o un estudiante de arquitectura -especialmente de primeros cursos- es un básico, clásico e indiscutible, que ayuda a entender la ciudad, introduce de forma amena conceptos complejos, los cuales son profundizados e ilustrados en función de la demostración de una hipótesis.

Mención especial merece el profundo conocimiento sobre la obra de Le Corbusier, y el cruce con Casa Collage, cuyo aspecto referido a la habitación y la ventana, son reflotados en este libro.

 

La calle y la casa. Urbanismo de interiores.

Xavier Monteys.

15.5 x 15.5cm
144 páginas
Español
ISBN/EAN: 9788425229756
Rústica
2018
Premio en la XIV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo
Precio de venta 14,99€ en la tienda digital de la Editorial GG 
En Chile lo encuentras en Librerías Contrapunto, por $16.990 (luca menos si lo compras en su web)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s