Anish Kapoor en Chile.

Servidora jugando en los espejos de Kapoor.

El pasado domingo 28 de abril se inauguró en CA660, una impresionante muestra del artista indo-británico Anish Kapoor y que trae por primera vez a Latino-américa la obra de uno de los artistas mas relevantes del mundo, y que incluye una pieza desarrollada específicamente para nuestro país, a través de la cual, Kapoor intenta lograr una conexión emocional y cultural entre su trabajo y nosotros, y que por supuesto, acabó recayendo en el golpe militar, sujeto que casi 30 años después al parecer sigue definiendo nuestra identidad cultural.

Igual es una historia interesante, las turbinas de los Hawker Hunter utilizados en el bombardeo a la Moneda el 73, se enviaron a reparar al fabricante, Rolls Royce, cuyos trabajadores y sindicato se negaron a la reparación de las mismas, lo que terminó en un conflicto diplomático, ya que los trabajadores -altamente especializados- no apoyaban el uso de sus motores en un conflicto civil. Esto se refleja en un montaje alegórico, llamado “Organ”  con una turbina similar -no es una de las pertenecientes a las naves mencionadas- instalada en la explanada de la sala 660, y que luego parte de la instalación baja a la sala de exposiciones, conectando con una obra anterior desarrollada por el artista en 2010-2012.

Servidora divida en 2. Así está mi vida, y Kapoor, logró hacerlo evidente, a falta de nada mejor que reflejar…
Los pies de servidora fusionándose con un desconocido -de piernas blancas y look de turista alemán haciendo trekking- en el “Double Vertigo” de Kapoor.

La muestra -curada por brasileño Marcello Dantas- se divide en 3 salas, impecablemente montadas.”Surge“, en castellano es el verbo surgir (emerger, manifestarse, aparecer, avanzar, etc) en inglés es diferente pero pueden en determinadas situaciones homologarse en sentido según su uso como verbo o sustantivo (agitarse, levantarse, avanzar, avance, ola u oleaje) intentando utilizar una palabra que se escribe igual en ambos idiomas, y es en cierto modo una pequeña retrospectiva que nos regala casi todos los formatos escultóricos del artista, reconocidos por su  instalación -site-specific- aquí deslocalizados y re-instalados, re-situados, son leídos desde su fuerza como objetos.

Inicia su recorido con “Double Vertigo” (doble vértigo), una pieza que encanta porque permite jugar, como en los espejos deformes de los circos y las ferias de la playa.

(Servidora jugando en los espejos vertiginosos, aquí en realidad solo uno en Kensington Gardens en el marco de la Serpentine Gallery)

Con esta entretenida, perfecta y hermosa pieza, entramos de golpe en las materias que importan en la obra de Kapoor: el vacío, la materia y la percepción. Para Kapoor, según nos contaba, la relevancia de sus intervenciones radica en el objeto. El objeto es lo relevante, lo que importa. Renegando de la conceptualización, la importancia de la obra del artista radica en el hacer. El hacer que para él tiene que ver con la conexión espiritual con la vida, el ser.

Kapoor no habla de conflictos políticos, la situación en el mundo ni sujetos conceptuales. Su obra, según sus propias palabras, tiene que ver con estar en el mundo. A partir de ahí la conexión es a través de la materia. Materia que no es mas que el propio cuerpo reflejado de manera infinita en el color, en las cosas, en aquello que nos rodea y que es un problema tanto espiritual como folosófico.

Shooting into the corner (2008-2009)

“Shooting into the corner”, (Disparando a la esquina) es la otra obra de la sala. Un cañón que dispara balas de cera roja dejando una huella de color. Es una obra que rinde honor a Pollock, figura que -por la conversación que tuvo con nosotros luego- se desprende o intuye relevante en los procesos de Kapoor. Para él es bastante literal como traducción de Pollock, para mi lo interesante de este trabajo, es la costura que produce entre la pintura -mas allá de la denominación como Action Painting, y la instalación. Los restos de las balas de cera, que caen al suelo aleatoriamente, sin una trayectoria previamente calculada, construyen un objeto escultórico, y en el contexto se comportan como una instalación.

Es curiosa sin embargo la respuesta de Kapoor a una pregunta sobre su relación con la arquitectura. Había un error de formulación en mi opinión, porque le preguntaron si se sentía arquitecto, cuando en realidad, la pregunta era mas simple, y era sobre su relación con la arquitectura. Después de declarar que la mayoría de la arquitectura es mala o pésima, dice que no se siente arquitecto. Hay que entender algo, ni los arquitectos nos sentimos artistas ni los artistas arquitectos. Son disciplinas bien distintas. Kapoor, es básicamente un escultor.

Desde el momento que Kapoor trabaja un gran formato, se convierte en instalación, interactuando con la arquitectura que le da el soporte o la contiene, tal y como es muy fácil de ver en la comparación de la pieza “Doble Vértigo” en su versión indoor, donde la proximidad y el enfrentamiento entre ambos espejos genera una trampa para la percepción del ser, y en su versión exterior, se centra en el reflejo del paisaje.

 

When I’m Pregnant 1992.

Los problemas de la percepción son centrales para Kapoor. Quizás la pieza mas elegante de la muestra y que mas eficazmente engaña nuestros sentidos es un dibujo realizado con pigmentos en el muro. “When I’m pregnant” una sutileza que si no prestas atención podrías no ver, y cuya idea surge en una visita al monte Uluru en Australia, una formación rocosa, que en sus notas privadas el describe como “forma blanca sobre muro blanco”, y eso es precisamente ese trabajo, una forma blanca sobre un muro blanco, sin ejes, encuadres o definiciones la forma (que para él recuerda un abdomen en las ultimas etapas de embarazo, que en la ausencia de un cuerpo que lo contenga produce percepciones perturbadoras y admirables al mismo tiempo) simplemente “es”. Esto, es exactamente lo que la muestra de Kapoor nos enseña.

Aunque la joya de la corona sin duda es:

Svayambhu (2007)

Svayambhu” palabra sánscrita que significa “Auto”. Una pintura cinética. Un enorme lápiz de cera y óleo que va creando una pintura e instalación simultáneamente -tal como en el caso de “Shooting into the corner”- mediante y debida a la fricción de la cera sobre el riel y los vanos que atraviesa. Como nos contaba Kapoor -no a propósito de esta pieza, sino sobre la vida en general- los grandes problemas se refieren al lleno y el vacío. Para que algo se llene, algo tiene que vaciarse. Contenedor y contenido, que tiene que ver con los problemas del cuerpo y su relación con la materia. El cuerpo que contiene la sangre, el cuerpo que se vacía. Eso es lo que gráfica claramente esta rotunda y sofisticada pieza, movida por magnetismo, lentamente va y vuelve de un lado a otro atravesando una serie de umbrales de la sala, y permanecerá en movimiento hasta el final de la exposición, dejando un rastro en los umbrales, y la fricción en la base va generando un rastro en el suelo. Un proceso de transformación infinito, otro de los problemas centrales en Kapoor, de las “cuestiones filosóficas” que plantean los objetos, y las obras de arte, que no veremos “terminada”.

La transformación, la percepción, la materia, y el vacío son el centro de la obra de Kapoor, mostrados claramente en la pieza que cierra la exposición  “Dragón”, una obra de 1992, que no fotografíe. El dragón está formado por ocho piedras japonesas del lecho del río, cruza varios lenguajes formales en la obra de Kapoor: el no objeto, el objeto autogenerado, el monocromo y el vacío. En Dragón, el vacío se invierte. A través de la simple intervención de cubrir las piedras en un profundo pigmento azul Klein o azul de Prusia, se produce una transformación en la percepción de la materia. Su piel, en oposición a su interior, se ha vuelto etérea e ilimitada; Las piedras que pesan casi tres toneladas parecen pesadas e ingrávidas, como si flotaran sobre el suelo. Es a la vez lo que fue, es algo mas, y finalmente es otra cosa.

Estas piedras, formadas en la naturaleza a través del proceso de corrosión, absorben el pigmento para crear una superficie imbuida de vacío. Sobre esta pieza, presentado en Art Bassel, y en una conversación con Homi Bhaba (teórico y profesor de literatura inglesa en Harvard) Kapoor dijo una vez: “El trabajo parece tener una oscuridad, parece estar en algún lugar entre el cuerpo, la cueva y la bestia”.

Mención aparte es la obra de realidad virtual “Into myself fall”, que tal como el describe nos muestra que estamos en la prehistoria de la realidad virtual. Perturbadora y hermosa, del cuerpo al cosmos y vice-versa, nos lleva directamente al interior de su espectacular instalación en la Monumenta 11 “Leviatan(que pueden ver en extenso AQUÍ) Para mi lo perturbador es la VR en sí. Creo que si las gafas de VR fuesen mas livianas y mas cómodas, posiblemente, sería la única vida que podría vivir.

Hay harto tiempo.

Y merece mucho, muchísimo la pena. Está por salir el catálogo, que según me dijeron, promete mucho.

Sobre el futuro de Kapoor, al parecer espera exponer su obra pictórica. Según nos contaba, lleva pintando toda su vida (esto permite entender que en realidad, las dos piezas de cera son realmente exploraciones pictóricas, directamente inspiradas en Pollock) pero que sin embargo jamás se ha atrevido a mostrar sus pinturas públicamente, pero que ha trabajado en ellas sistemáticamente desde el comienzo de su carrera, y quizás haya llegado el momento de atreverse, ya que según dice, la obra de un artista realmente no existe hasta que no se ve expuesta.

ANISH KAPOOR “SURGE

Fundación CorpArtes CA660

Rosario Norte 660, Las Condes (Metro Manquehue)

Hasta el 8 de septiembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s