Lugar y materia El espacio convocado P.2

Por Andrea Buchner Anfruns.

Luego de su discurso de inauguración como director del Armour Institute of Technology en 1938, Mies, vuelve a expresar la idea del material constructivo como elemento generador de arquitectura en una entrevista publicada en el Herald Tribune de Nueva York, el 28 de junio de 1959, cuando dice que la arquitectura se produce al juntar dos ladrillos cuidadosamente[1].

¿Habrá leído esta entrevista Carl Andre?

No hay constancia que vincule la obra de Carl Andre con la de Mies van der Rohe pero se detecta una similitud en el uso del material que se hace patente a partir de sus piezas Lever y Equivalents I-VIII de 1966. La disposición espacial de esta obra respira la misma forma de situar los elementos como se viera en la muestra de materiales en Berlín de 1931. La sencillez es aparente, muy lejos de ser simple, pues es fruto de un orden depurado, una desnudez que responde en ambos casos al veredicto del less is more. Es una sensualidad seca.

Fi.g 5. Carl André, Lever made from fire bricks. 1966

Lever consiste es una escultura formada por 137 ladrillos de arcilla arenosa, número cardinal y primo. Fue la primera obra de Andre que capturó plenamente la horizontalidad del suelo. La fila de ladrillos corresponde a la figura del camino, mientras que la cuadrícula de Equivalents I-VIII evoca el lago, dos configuraciones que aluden al paisaje y convierten la escultura en lugar.

Fig.6. Carl André. Equivalent serie I-VIII. 1966.

La cuadrícula, matriz predominante de la forma composicional a partir de 1960, encierra en sí mismo un juego ontológico entre orden y caos por las cualidades de su hechura definida por el gran peso del medio, las partes sin unir y la sencillez de la composición. Al no estar adheridas unas a otras, no están a salvo de ser deshechas, y esto asegura su proximidad al desorden.

Esta misma tensión es igualmente cierta para la instalación de maderos de 1931, en la que las cualidades del material —el peso perceptible, la superficie variable de la madera y la ligera desigualdad de ensamble de un elemento con el siguiente— contribuyen a una aprensión más profunda del mismo. Se presentan como puro medio. La irreductibilidad material, su masa explícita y la articulación de los espacios vacíos son muy similares en cuanto a experiencia perceptiva.[1]

A propósito de la retrospectiva de Mies van der Rohe en el MoMA de 1947, Johnson valora la importante aportación de Mies y Reich al convertir el exponer objetos en un arte.[2] En este sentido se puede afirmar que la muestra de materiales constructivos ya no corresponde al formato de una exposición sino al de una instalación.

En ambos casos coinciden formación, medio y hechura de la instalación que intensifica las cualidades específicas del material.[3] Igualmente se aplica a ambas instalaciones el juego con un “número finito de elementos para ser combinados con reglas fijas”.[4] Andre menciona en una carta a Reno Odlin de 1964[5] su interés por el ensayo de Hugh Kenner “Art in a Closed Field” de 1962. El “campo cerrado” en cuestión es una figura que Kenner saca de la teoría numérica general, de acuerdo con la cual un “campo contiene un juego de elementos y de leyes para tratar con dichos elementos”.

Fig. 7. Ettore Sottsass, Disegno di un pavimento su cui tuoi passi sarrano incerti, 1973.
Fig. 7. Ettore Sottsass, Disegno di un pavimento su cui tuoi passi sarrano incerti, 1973.

La cuadrícula como malla infinita corresponde a la noción de espacio, pero con las reglas del campo cerrado delimita un espacio acotado que se puede considerar un lugar. Un lugar como espacio convocado, establecido por una intensificación de la constitución de un medio manufacturado, mínimamente manipulado.

El círculo ficticio de las instalaciones de Mies van der Rohe con Lilly Reich y Carl Andre tiene un punto de intersección curioso. Será que tenían que coincidir en algún punto.

La mayor retrospectiva de Carl Andre hasta la fecha se organizó en 1996 en Alemania, el mismo año de la gran exposición sobre Lilly Reich en el MoMA, con la que por una vez sale de la sombra de Ludwig Mies van der Rohe.

Las obras de Carl Andre se pudieron ver en dos sedes. Las piezas mayores se exhibieron en el recién inaugurado Kunstmuseum Wolfsburg, mientras que las obras pequeñas y medianas se mostraron en las casas Lange y Esters de 1930, diseñadas por Ludwig Mies van der Rohe y Lilly Reich.

Fig. 8. Ludwig Mies van der Rohe y Lilly Reich, Casa Lange, fachada noreste, 1930.

Hermann Lange, fundador de las fábricas de seda Vereinigte Seidenwebereien AG (Verseidag), era miembro de la Deutsche Werkbund. Aparte de las viviendas le encargará a Mies van der Rohe el diseño de la fábrica Verseidag que construirá entre 1930 y 1933. Con Lilly Reich diseñará el famoso “Café Samt und Seide” dentro de la feria de moda femenina “Die Mode der Dame” celebrada en Berlín en 1929 y el Pabellón de la Industria de la Seda Alemana “Deutsche Seide” que se vio en la Exposición Internacional de Barcelona en 1929 y en Colonia en 1930.

Fig. 9. Ludwig Mies van der Rohe y Lilly Reich, Café Samt und Seide, 1929.

En su retrospectiva Carl Andre colocó su obra Zinc Inside–Outside en la Casa Lange, que realza un tema recurrente en la obra de Mies van der Rohe sobre la relación de los espacios interiores con el exterior.

Fig. 10. Carl André, Zinc Inside–Outside, 1970.

Se convocan misteriosamente Carl Andre, Ludwig Mies van der Rohe y Lilly Reich, con sus sensibilidades materiales tan afines. Una cita a ciegas sin encuentro físico.

Andrea Buchner Anfruns. Es chilena, formada como arquitecto en Munich y Madrid. Actualmente es coordinadora cultural de la Fundación RCR Bunka, en Olot, Girona.

Link a la primera parte

Notas:

[1]  Weiss, Jeffrey: “Andre´s Terms / Los términos de Andre”, en: Chinati Foundation newsletter, vol. 16, octubre de 2011, págs. 8-19.

[2] Staniszewski, Mary Anne: “The Exhibitions of Ludwig Mies van der Rohe and Lilly Reich”, en: Staniszewski, Mary Anne: The Power of Display: A History of Exhibition Installation at the Museum of Modern Art, Cambridge (Mass.): The MIT Press, 1998.

[3] Weiss, Jeffrey: ibid., pág. 15.

[4] Weiss, Jeffrey: ibid., pág. 12.

[5] Meyer, James (ed.): Cuts: texts 1959-2004 / Carl Andre, Cambridge (Mass.): The MIT Press, 2005, pág. 203.

[1] “Architecture starts when you carefully put two bricks together. There it begins.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s