LIBRO: ABALOS-SENTKIEWICZ: ENSAYOS SOBRE TERMODINÁMICA, ARQUITECTURA Y BELLEZA. Ed. Actar.

AS1

Estamos frente a la edición más ambiciosa y “monumental” publicada nunca por un arquitecto español, y posiblemente de Iberoamérica, o incluso, de origen latino.

Este libro, de 480 páginas, recorre la última década del arquitecto Iñaki Ábalos, (San Sebastián, 1956) a quien podríamos definir como una de las figuras más completas de nuestra profesión. Aunque las comparaciones sean odiosas, nuestro Rem Koolhaas latino, en cierta forma, en su etapa conjunta con Renata Sentkiewickz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

He tardado, y me ha costado escribir esta revisión, y partiré un poco por el final. Durante mucho tiempo me unió una relación de amistad con Juan Herreros, a quien admiro profundamente hasta hoy y que fue mi profesor un semestre en el doctorado de la ETSA, Madrid.  A Iñaki en cambio lo he ido conociendo muy lentamente. Juan era simpático y cercano con nosotros los estudiantes, daba las conferencias, y siempre se ha caracterizado por su simpatía y generosidad.

Iñaki aparecía poco, es muy alto (yo soy bajita, Juan es bastante alto, así es que Iñaki debe estar más cerca del 1.90 que del 80), es más bien serio, aunque con los años sonríe más fácilmente, o mas bien, he tenido la oportunidad de disfrutar su extraordinario sentido del humor. Y un verano llegó a mis manos esa obra extraordinaria que todo arquitecto debiera leer llamada “La buena vida” (ed. GG; que años después Iñaki me confesaría -cometo una infidencia- escribió en un mes, durante unas vacaciones de verano, 8 horas continuas cada día, “en un casoplón en la playa, muy bien atendido” -supongo que por eso, se llama la buena vida, y se lee tan a placer en los veranos).

Por entonces, Iñaki dictó un curso llamado “El atlas pintoresco” (ed. GG) dentro del doctorado, servidora lo tomó, y se encontró con una locura: 2 o 4 sesiones maratónicas, no recuerdo, de un día entero -cómo ya era una figura mundial, pues concentró todo el semestre en estas sesiones- en mayo, con un calor ya de esos, en las que nos leyó lo que serían luego sus 2 volúmenes homónimos, publicados por su hasta entonces editorial de cabecera Gustavo Gili.

Eso fue…la cosa más densa, espesa y desconcertante que me tocó nunca. Creo que mi cerebro desconectó después del título. Lo que no sabíamos entonces, es que este Atlas Pintoresco, sería un punto de inflexión en la carrera de Ábalos, que sólo podemos comprender, una década después, a través de este libro. Una carrera que -espero- no dejará de cambiar.

En ese momento, Iñaki me generó al mismo tiempo y en la misma proporción, admiración y distancia. Su conocimiento teórico podría considerarse enciclopédico. Y mi curiosidad comenzó, en ese momento. Que no era para nada el adecuado.  Juan, me sugirió que Iñaki dirigiera mi tesis, y también cómo acercarme,  me dijo que no. A mi seguía dándome “susto” y no insistí.

El Atlas Pintoresco no tiene la amabilidad lectora de “La buena vida”, es un libro extraordinario y a la vez complejo. Visto a través de “Ensayos sobre termodinámica…” uno empieza a entender por qué. A través del Atlas, comienza una búsqueda que intenta conciliar la investigación con la práctica, y una suerte de terremoto interno.

Años después -porque claro, finalmente y de repente, han pasado más de 10 años desde entonces- en una de las varias entrevistas que he tenido el honor de hacerle, Iñaki me dice que la investigación, fue la forma de generarse ingresos y trabajo cuando terminaron la carrera.  Este libro traduce esa relación. Así como los cambios no solo en los temas, sino en la propia concepción de lo que la investigación en arquitectura, es  (o puede ser), especialmente en los últimos años, en esta nueva aventura conjunta que significa el cambio hacia la oficina Ábalos-Sentkiewicz.

AS3

El libro se estructura en cuatro grandes capítulos. Donde la investigación, la escritura, la práctica y la docencia conforman un todo inseparable.

AS4

Somatismos, la primera parte, es como el inicio del cambio de piel de la serpiente. Casi tenemos dos identidades, la que ha sido, la que está siendo.

AS5

Para esto selecciona dos textos extraordinarios que son la llave de acceso a esta transición: La casa de Zaratustra, una reflexión sobre la casa en Mies van der Rohe, y Somatismo Grotesco, elaborado sobre un grabado de 1867 que representa la Gruta del Parque Buttes-Chaumont, por Jean-Charles Alphand, la cual inauguró una conferencia de Iñaki en el Círculo de Bellas Artes de Madrid hace años, y que podría considerarse piedra fundacional de sus  nuevos intereses, y donde esta idea de la “termodinámica” comienza a instalarse.

¿Cómo conciliar la casa de Mies -es decir, la conceptualización pura- con la gruta decimonónica -que es lo físico, paisajístico dotado de significado y nostalgia?

Porque por muchas leyes de la física, en Ábalos, la termodinámica siempre será una idea. Para Renata la física es concreta.

Aquí, nace el monstruo: la forma.

 

Verticalismos: En el curso del Atlas Pintoresco, Iñaki determina que en arquitectura sólo existen dos tipos de edificios: Pabellones y Observatorios.

AS7

El capitulo se retrotrae casi como antecedente a un proyecto teórico para Donostia (2003) donde la separación que hasta entonces existía entre el ámbito de la investigación y el proyecto -tradicional en nuestro medio “latino”- y comienza un trabajo de traducción, dirigida a convertir la investigación teórica, con un fuerte componente histórico, en una formalización. A la manera tradicional de investigación mediante proyecto cuyo principal referente es Le Corbusier. De este proyecto nacerán varios edificios, diseñados posteriormente tanto juntos como ya por separado por los miembros del entonces equipo.

Luego Iñaki contrapone 2 imágenes, que le obsesionan bastante: una foto del Central Park de Nueva York, realizada por Lee Friedlander en 1991, y un croquis de Le Corbusier para la Ville Radieuse, de 1935. Que fueron presentadas del mismo modo en el curso del Atlas, luego de definir estas dos categorías radicales de edificio: Pabellón, y el Observatorio.

En ese momento, comprendí, que la proyectación de un rascacielos, es en realidad una acción paisajística. Del mismo modo que cambió mi concepto sobre el paisaje -y su escala- personalmente, el tema y la obsesión por el rascacielos nació, y se instaló. Aunque aún estoy en la primera fase de la investigación (Tradicional, ensayística)  espero “pasar de curso” luego.

Al mismo tiempo, es en Verticalismo donde la influencia de Oiza en Ábalos aparece. La obsesión por la sección, los verdaderos ensamblajes de monstruos, que no son conceptuales en Ábalos, su claridad conceptual es equivalente a la síntesis formal de Mies -salvando las distancias, que luego me mal entienden- sino formales. Hay un intento no siempre exitoso, por maclar la arquitectura “paramétrica”, difícil de lograr cuando al mismo tiempo se busca precisión. (claramente visible, en la forma y concepción de las plantas, que en muchos casos son tourbillones, finos mecanismos de relojería, en los que el fantasma de Mies, existe aunque el arquitecto, ya adulto, luche contra ello. Supongo (sobre todo cuando van pasando los años, que todos llevamos dentro un Mies que nos asusta)

En este punto, la Torre Porte de la Chapelle, se ha convertido en un edificio difícil. Una traducción de la biografía. Un autorretrato. El verdadero ensamblaje, el miedo del monstruo. (¿El sueño de la razón?)

Tanto en Somatismos, como en Verticalismos, los manifiestos conceptuales, los textos son de Ábalos, y son unos caramelos. Porque, una cosa es cierta, este hombre escribe (arquitectura) como nadie.

El tercer capítulo es

Materialismo Termodinámico. Este es el capítulo en el que Ábalos-Sentkiewickz comienza a aparecer con claridad. No hay textos. Al menos no los “antiguos textos”. Sino un “Manifiesto” que se llama “Materialismo termodinámico. Proyecto” y se subdivide en 2 categorías y 7 sub-categorías:

AS8

Plano de situación; Sección (2.1 Forma, 2.2 Cuerpo, 2.3 Elementos Naturales: Aire, Agua, Tierra, Fuego, 2.4 Materia, 2.5 Programa, 2.6 Tiempo, 2.7 Beauty)

Este manifiesto se muestra a través de una serie de “pabellones”, obras de pequeña o media escala, donde la precisión es la clave, así como la elegancia y la luminosidad. Es aquí donde -desde mi punto de vista- en este leguaje proyectual, la arquitectura de Ábalos-Sentkiewicz logra su mayor expresión y calidad.

El capítulo contiene un texto de Charles Weldheim cuyo título es “curioso”: “El Giro Termodinámico y Performativo de Ábalos”.  Del que rescato, porque me parece fundamental para la comprensión de la obra de la oficina “el interés de Ábalos por una especie de ‘pensamiento del paisaje’ es particularmente oportuna” donde alude a una “paradójica autonomía de la forma”.

Esta autonomía no es paradójica. Es una consecuencia lógica e inevitable de un momento complejo donde el conocimiento convierte a la forma en autónoma. Cuando la forma, puede ser cualquiera en su concepción ‘estilística’.  Esto, que no se aborda expresamente. Es desde mi riesgo y punto de vista -puedo estar equivocada- el centro de una discusión, latente, casi un problema, que se convierte en un sujeto de proyecto en sí, y centro del proceso evolutivo del arquitecto. Y es interesante, porque en el fondo, estamos ante una cosa que nos pasa (¿a todos?) los arquitectos a lo largo de nuestra maratónica carrera, que tiene muchos años, muchos tiempos, momentos, variaciones, llegado cierto punto. De los cuales el equipo es consciente, y convierte en este libro, en evidencia, en una especie de autobiografía.

La última parte

Ensamblaje de monstruos. Se inaugura con una frase, “El monstruo no es un fin en sí mismo, sino un momento de negociación en el proceso entre lo que hay que saber y saber olvidar”.

AS9

Esto es exactamente ABALOS-SENTKIEWICZ: ENSAYOS SOBRE TERMODINÁMICA, ARQUITECTURA Y BELLEZA.

Este texto es en sí un intento de negociación. Un petitorio, y una declaración de intenciones.

La gran pregunta                                                                                                                           (es)

-Y es algo que (gracias a que con el paso del tiempo, mucho tiempo, creo que luego de una década de una aproximación muy lenta, en la que he ido descubriendo las condiciones humanas de Iñaki, hacia quien sólo puedo dedicar agradecimiento, admiración y afecto) hemos en cierta forma conversado privadamente-

La belleza

AS10

Este libro epopéyico, es en sí una forma de vivir la práctica de la Arquitectura, es por sí sólo es una suerte de ejemplo. Cómo decía un poco mas arriba, en él hay no hay una disociación, ni jerarquización de los compartimentos que moldean la figura de quienes lo hacen. La práctica del proyecto, se da con la misma importancia y valor a través de la docencia y las propuestas de los estudiantes, cómo desde los dibujos desarrollados en la oficina. Y esto me parece relevante, especialmente hoy en día, en que las directrices impuestas a las Universidades y por ende a las Escuelas, fuerzan a esta compartimentación y especialización, que puede desbalancear la relación entre la practica del proyecto y su enseñanza. Pero también es expresado en la otra dirección, en cómo la enseñanza del proyecto, convierte a la práctica en un aprendizaje continuo, y en eso, el equipo Abalos-Sentikiewickz, muestra un dosis importante de humildad, al incorporar proyectos docentes como parte de un proceso de investigación.

Para mi, recibir este libro, en este momento, ha sido un regalo maravilloso, que me permite orientar mi propia práctica, y la forma de enfrentar -en adelante- la concepción de la investigación, que particularmente en Chile, dónde me desempeño hoy, está en pañales, es historicista, y necesita cambios radicales en su desarrollo, dirección y metodología, o va camino de la obsolescencia antes de consolidarse. Y por lo tanto, necesita un cuestionamiento desde su base.  Recibirlo, me abrió un mundo de posibilidades. Y sobre todo, el valor del proyecto, por ende de la obra, a la vez de una aspiración, una suerte de ‘modelo’ respecto del tipo de ejercicio, y el tipo de equilibrio en el desarrollo de mi propia práctica, que, salvando las enormes distancias que nos separan, se conforma mas o menos de las mismas líneas:

Docencia, escritura (reflexión), investigación y práctica profesional activa (oficina).

Dónde el riesgo está siempre presente, en la que se puede ir en cualquier dirección que la curiosidad demande, y donde todo conocimiento suma, y es traducible a proyecto. Creo que es un libro extraordinario. Reflejo de una carrera brillante. También es un libro valiente, porque se desnuda al arquitecto con aciertos y errores. Donde el error es tratado con nobleza, y forma parte de un cuerpo completo en el que todo, finalmente, es aprendizaje.  Y nos permite entender la obra de este equipo, en la continuidad de un proceso que es una vida.

AS11

 

ABALOS-SENTKIEWICZ: ENSAYOS SOBRE TERMODINAMICA, ARQUITECTURA Y BELLEZA.

autor: Iñaki Abalos, Renata Sentkiewicz (Abalos+Sentkiewicz)

editorial: Actar D

2015 (En realidad ha salido en mayo de 2016)

Idioma: castellano, inglés, chino.
páginas: 480 págs
dimensiones: 170 x 245 x 45 mm
ISBN: 9781940291192

30 euros, ( 22 CLP por internet) Disponible en Casa del Libro (En Chile se puede pedir en la Librería Antártica)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s